Tsunami. Miradas feministas, Sanz Marta
Sanz Marta

Tsunami. Miradas feministas

169 páginas impresas
  • 👍12
  • 💡11
  • 🔮8
En Tsunami, mujeres de generaciones diferentes, desde perspectivas y lenguajes plurales, pero siempre comprometidos, comparten su visión de qué ha pasado en los últimos tiempos y de cómo ha cambiado nuestra manera de nombrar las cosas; de fijarnos en la cotidianidad; de repasar nuestras genealogías y nuestra biografía, las de nuestras madres y las de nuestras abuelas; de reinterpretar el cuerpo, los tabúes, las palabras, el mal humor, el silencio. Incluso cierta felicidad. Este libro es el resultado de la generosidad de diez mujeres que, con sus artículos, relatos, testimonios autobiográficos, dibujos, confesiones y reflexiones se han desnudado incluso más que de costumbre.
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 👍Me gustó12
  • 💡He aprendido mucho11
  • 🔮Profundo8
Inicia sesión o regístrate
Ale Luévano
Ale Luévanocompartió su opiniónhace 7 meses
👍Me gustó
🔮Profundo
💡He aprendido mucho

Me veo a través de las palabras de los ensayos, compartimos la precariedad, el miedo, el abuso, la invisibilidad, pero también la ternura, el sentir y haber aprendido a sortear nuestra vida naciendo mujeres en un mundo de hombres.

Leonardo Hernandez
Leonardo Hernandezcompartió su opiniónhace 6 meses
👍Me gustó
💀Espeluznante
💡He aprendido mucho
🎯Justo en el blanco

Es un libro lleno de golpes de realidad, me mostró lo horrible que es el machismo en la sociedad.

Grullo
Grullocompartió su opiniónhace 6 meses
👍Me gustó
🔮Profundo
💡He aprendido mucho
🎯Justo en el blanco

A todas las mujeres que participaron en este libro: gracias.

Citlalli Dunne
Citlalli Dunnecompartió una citahace 7 meses
Buscamos un feminismo integrador con el que se puedan sentir identificadas y solidarias todas las mujeres y no sólo las que se preocupan por los techos de cristal. Los techos de cristal y el efecto invernadero queman las flores. Otras –las kellys, las madres pobres en hogares monoparentales que dan a sus hijos leche aguada, las cuidadoras explotadas dentro y fuera de sus hogares– son envenenadas poco a poco con pastillas blancas que, al reducir la ansiedad, opacan el síntoma, el gusano, la rabia. Muchas mujeres siguen gritando de desesperación. Otras tenemos la boca seca por los efectos secundarios del lorazepam.
Limón partido
Limón partidocompartió una citahace 9 meses
Cada vez más mujeres queremos juntar relatos con los que mirarnos y remirarnos para reconstruirnos
Leonardo Hernandez
Leonardo Hernandezcompartió una citahace 6 meses
¿Y mi madre? Durante años presencié un espectáculo que me resultaba incomprensible, aunque por lo visto a nadie más que a mí le llamaba la atención; y era éste: una persona adulta, una persona teóricamente libre, dedicaba los mejores años de su vida, sin que ninguna ley la obligara, sin que nadie le pusiera una pistola en la sien, a hacer algo que odiaba. Mi madre odiaba el trabajo de ama de casa; lo odiaba con todas sus fuerzas, lo odiaba con toda su alma, lo odiaba, lo odiaba, lo odiaba… y lo hacía. Cuántas frases suyas recuerdo perfectamente por haberlas oído mil veces…
Iniciarse en el feminismo, Alejandra Arévalo
Alejandra Arévalo
Iniciarse en el feminismo
  • 66
  • 435
Sexto Piso, Sexto Piso
Sexto Piso
Sexto Piso
  • 74
  • 238
Morras, Ale Luévano
Ale Luévano
Morras
  • 177
  • 12
Tuc tuctuc 🎵, Andrea Diaz
Andrea Diaz
Tuc tuctuc 🎵
  • 696
  • 5
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)