Citas de “El tercer durmiente” de Maggie Stiefvater

Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—¿Quién eres tú, por cierto? —le dijo.

—Me llamo Neeve.

Mientras las dos cojeaban hacia la puerta, Piper dijo:

—Vaya nombre más estúpido, ¿no?

—Tan estúpido como Piper —respondió Neeve con suavidad.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—¿Sabes qué? No eres tan cabrón como pareces.

—Sí que lo soy —replicó él.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
Dile a tu madre que le deseo mucha suerte en las elecciones. ¡Ah, la política americana…! Tiene más peligro que la línea ley
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—¿Sabes qué? —dijo Ronan—. Que le den a la magia. Que le den a todo esto.

Blue se acercó lentamente a la orilla del lago.

—Eh, ¿es que no has visto lo de antes? No hagas estupideces. Ese lago se comió mi ciervo.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Voy a cruzarlo hasta el otro lado —dijo.

Ronan soltó una carcajada áspera.

—Bueno, vale. Y ahora, habla en serio.

—Voy en serio —repuso Blue
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
Qui facit per alium facit per se, decía.

Greenmantle conocía el proverbio.

«Aquel que actúa por medio de otros, actúa por sí mismo».
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Bueno, como quieras —repuso Ronan—. Squash one, squash two, squash three and on and on and on…

Y desapareció en el agujero sin dejar de cantar.

—¡No esperes que te haga los coros! —exclamó Adam mientras bajaba detrás de él.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
Y Ronan Lynch se parecía a Niall Lynch, o, lo que era lo mismo, parecía un imbécil.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Sé lo que es usted.

Ah, aquello se ponía interesante.

—¿Y qué soy?

—¿No lo sabe? —repuso Adam Parrish con aire despreocupado.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
El dos es para la rivalidad, la disputa y el asesinato.

—Y el matrimonio —replicó Adam, pensativo.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—No quiero hablar.

—¿De qué carajo quieres que hablemos? —replicó Ronan
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Perdón —dijo—. Me he portado como un imbécil.

—No íbamos a decírtelo tan claro —replicó Noah, y Blue se volvió hacia él.

—Yo sí.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—La próxima vez, dejaré que te mueras tranquilo —le soltó Blue—. ¿Sabes qué, Adam? Cuando te pones así de especialito, creo que te olvidas de la familia en la que yo me he criado. ¿Sabes cuál es la palabra que debe decirse a alguien que te ayuda en un ritual o una echada de cartas? Es «gracias». Si querías hacer esto tú solo, no habernos pedido que viniéramos.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Y entonces dejaste de respirar —añadió Noah, poniéndose en pie con un movimiento fluido—. Te lo dije, Adam; te dije que no era buena idea, pero a mí nadie me hace caso nunca. «No nos pasará nada, Noah, ya estás tú con tus angustias», y lo siguiente que veo es que estás es una especie de trance mortal. Pero, claro, a mí nadie me dice «Querido Noah, cuánta razón tenías, gracias por salvarme la vida porque sería una mierda morirme». Lo único que hacéis…
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Sí: es una manera muy eficiente de dejar tu alma al desnudo para que te la roben las fuerzas del mal —repuso Noah.

Blue cruzó una mirada con Adam.

—Yo no creo en las fuerzas del mal —dijo.

—A las fuerzas del mal les da igual que no creas en ellas —le espetó Noah.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Ajá. ¿Quién da miedo, ahora? —exclamó Noah.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Te lo dije —murmuró Ronan—. Es un mago.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—Eres un príncipe entre los hombres, Dick Gansey —dijo Cheng.

—Más bien un hombre entre los príncipes —masculló Adam
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—¡Espera! —exclamó Blue—. ¿Querrás hablarme de mi padre?

—No —respondió Gwenllian—. Lo que quiero es mayonesa.
Sabine Schmidt
Sabine Schmidtcompartió una citael mes pasado
—A mí también —respondió él mirándola de reojo.

—¿A ti también te caes bien? ¿O te caigo bien yo? Especifique, por favor.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)