Miguel Ángel Asturias

El señor presidente

La descripción y la denuncia de las tiranías latinoamericanas han servido de trasfondo argumental a novelas de gran calidad literaria. EL SEÑOR PRESIDENTE -inspirada en la figura del guatemalteco Estrada Cabrera elevó a su máxima capacidad expresiva esa línea narrativa y lanzó a la fama a Miguel Ángel Asturias (1899–1974), Premio Nobel de Literatura en 1967. El relato constituye un descenso a los infiernos a través de la reconstrucción de una atmósfera de pesadilla, forjada por el ejercicio ilícito del poder y por la omnipresencia de la delación, la tortura y el miedo. La visión esperpéntica de la realidad y el lirismo descarnado logran la transfiguración de una situación histórica concreta en una realidad literaria autónoma.
337 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2020
Año de publicación
2020
Editorial
Editorial Cõ
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Armando Medrano Ortizcompartió su opiniónhace 4 años

    Y.

    lunes10zyzzcompartió su opiniónhace 6 años
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco

    La verdad
    Es un libro muy fascinante y tiene una trama muy interesante desde la vida de los personajes hasta la muerte Asturias se basó e inspiró en el gobierno de un presidente en Guatemala
    Aunque sus personajes muestran un poco indelebles fue un libro muy emocionante

    Jose Narvaezcompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó

Citas

    Fernando Hernandezcompartió una citahace 4 años
    El peso de los muertos hace girar la tierra de noche y de día el peso de los vivos... Cuando sean más los muertos que los vivos, la noche será eterna, no tendrá fin, faltará para que vuelva el día el peso de los vivos...
    Giantzé Juradocompartió una citahace 4 años
    «Si el olvido borra esas letras enmudecerá mi recuerdo.»
    Alejandra P.compartió una citahace 6 años
    A la droga con los tornillos del sentido común. Mejor el sueño, la sinrazón, esa babosidad dulce de color azul al principio, aunque suele presentarse verde, y después negra, que desde los ojos se destila por dentro al organismo, produciendo la inhibición de la persona. ¡Ay, anhelo! Lo anhelado se tiene y no se tiene

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)