Guadalupe Nettel

Después del invierno

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Abril G. Kareracompartió una citahace 3 años
    vivo me amenaza, hay que cuidarlo o se muere. En pocas palabras, roba atención y tiempo y yo no estoy para regalarle eso a nadie.
    Elena Pérezcompartió una citahace 3 meses
    ¿Quién puede callar a una cubana que necesita hablar? Todavía no conozco a nadie que lo haya conseguido.
    Diego Salvatore Cabreracompartió una citael año pasado
    Descubrí el inmenso poder de unas cuantas líneas y también descubrí –por desgracia– que ese poder es perecedero si éstas no se renuevan.

    Así, por más que intenté prolongar la dicha y la seguridad que me produjo recibir aquella
    Bianca Beltráncompartió una citahace 2 años
    Me dije que había algo en el hecho de morir que no podía ser expresado con palabras ni en ningún libro del mundo. Probablemente la música fuera el medio más adecuado para hacerlo.
    Marisol Cidcompartió una citahace 25 días
    quisiera perderlo. Hay algo en él que tranquiliza y que por lo tanto me gusta.
    Marisol Cidcompartió una citahace 25 días
    Tengo muy pocas cosas a las cuales aferrarme en este momento y entre ellas está el desencanto.
    Marisol Cidcompartió una citahace 25 días
    Puede ser cualquiera la gota que derrama uno de esos vasos precozmente saturados.
    Marisol Cidcompartió una citahace 25 días
    Conforme más conseguía ignorar la existencia de los otros, mayor concentración tenía en mí mismo y en mi rendimiento. No conozco ningún placer semejante al de superar mis propios récords. Más que las endorfinas, de las que tanto se habla en las revistas de los consultorios médicos, era la certeza de estar convirtiéndome en alguien fuerte y resistente,
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    A veces, la única manera de soportar el presente es inventarse futuros prometedores, soñar con todo lo que haremos cuando termine lo inaceptable.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    El radar que ciertas mujeres tienen respecto a la amenaza –inminente o no– de sus congéneres las emparenta con las serpientes y con otros animales venenosos.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    Uno piensa que los lazos que nos atan a los otros son eternos e inamovibles, sobre todo el afecto. Sin embargo, la gente cambia mucho según el lugar y las circunstancias.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    Nada de lo que me puedas revelar sobre tus lados «invisibles» me podrá sorprender o asustar. Habrá cosas que me parecerán más útiles o productivas o benignas que otras. Pero no se puede amar ni respetar a nadie a pedazos, selectivamente.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    dije que a fin de cuentas uno es un constante campo de batalla.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    Hay periodos en los que me da simplemente por olvidarme del mundo, y obsesionarme con alguna cosa sin sentido. Eso fue lo que ocurrió estos días que estuve sin escribirte. Estoy en plena lucha conmigo misma. Tengo unos malos hábitos de carácter que me hacen sufrir y me cuesta erradicar. Desde que te conocí he intentado abrirme a la posibilidad del amor para combatir la frustración, el desamparo. Pero a veces todo ello se apodera de mi vida. ¿Para qué quieres que te escriba desde semejante lugar?
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    El abandono y el hacinamiento son, a mi entender, dos caras de una misma moneda. En ambos se vive aislado, ambos producen desesperación y angustia.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    picales. A −45º F a nadie se le ocurriría despilfarrar su vida en una hamaca, ni caminar arrastrando las chancletas. Al contrario, el invierno nos incita a economizar nuestros movimientos, a caminar con premura, evitando cualquier desvío innecesario, cualquier tentación de paseo
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    Por eso, desde que llegué a Nueva York, la estación que más disfruto es el invierno. A diferencia de mis coterráneos, considero esta temporada un tanto edificante, una época de purificación. El frío, sobre todo cuando la temperatura desciende varios grados bajo cero, no sólo limpia nuestros conductos respiratorios sino que nos despoja por completo de la insoportable molicie que causa el buen tiempo, en particular los climas tro‍
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    Como era mi costumbre en mis años de estudiante, compré el boleto para el veinticuatro, la mejor manera que conozco de asegurarme un vuelo vacío y silencioso.
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    mino de los seres como nosotros, incapaces de engañarse a sí mismos
    Marisol Cidcompartió una citael mes pasado
    confrontada a esa lucidez implacable que la caracteriza, sin nadie para protegerla, para guiarla en ese camino doloroso que conozco tan de cerca, el ca‍
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)