Jorge Ibargüengoitia

La Ley De Herodes

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Once cuentos autobiográficos en donde se narran anécdotas con finales moralizantes. Donde la moraleja de la que hablo no es más que la ley (que por cierto aún está discutiendo el Congreso) que da título a la obra: La ley de Herodes O te chingas o te jodes. En medio de personajes variopintos cada cuento se desarrolla en un México que peca de ojete y al mismo tiempo de mojigato. Podemos distinguir de entre una anécdota de putas, amantes varias, boyscouts, un sospechoso agente de la CIA y hasta los trámites para legalizar un terreno que pertenecía tanto al gobierno, a una congregación religiosa y a civiles —justo como el México de antes de la reforma—. Todo esto aderezado con el humor negro característico de Ibargüengoitia.
Este libro no está disponible por el momento.
119 páginas impresas

Opiniones

    Ale Ramoscompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    😄Divertido

    Muy divertidos, su ironía imprescindible en sus relatos.

    Klau Vázquezcompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    🌴Perfecto para la playa

    Este libro está compuestos por cuentos y el autor ha querido dejar al lector con varias ideas en la cabeza, pues a mi me da en pensar que pudieron ser anécdotas y no cuentos, que todo es real o inventado o soñado. En fin un libro que simplemente quiere q entiendes q “o t pones vivo o t friegan”

    Brian Alvarezcompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    🚀Adictivo

    El último relato me agradó bastante, en este libro de cuentos cortos me agradó más el humor del escritor que en otras de sus obras.

Citas

    César Pérezcompartió una citahace 2 años
    a misa todos los días y comulgaba y le pedía a Dios Nuestro Señor y a la Santísima Virgen que me dieran una compañera que fuera al mismo tiempo decente y cachonda.
    Jenny Cruzcompartió una citahace 2 años
    ¡Oh, dulce concupiscencia de la carne! Refugio de los pecadores, consuelo de los afligidos, alivio de los enfermos mentales, diversión de los pobres, esparcimiento de los intelectuales, lujo de los ancianos. ¡Gracias, Señor, por habernos concedido el uso de estos artefactos, que hacen más que palatable la estancia en este Valle de Lágrimas en que nos has colocado!
    Ale Ramoscompartió una citahace 3 años
    todos los hombres somos iguales, que el único ideal digno es la lucha de clases y la victoria del proletariado

En las estanterías

    Gustavo Chavez Perez
    Literatura Universal
    • 205
    • 7
    KarinPotter
    Miscelánea
    • 137
    • 1
    ggaliciapi
    Boom Hispano ✨
    • 7
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)