Yo, otro, Imre Kertész
Libros
Imre Kertész

Yo, otro

Leer
Ab Luna Abundis
Ab Luna Abundiscompartió una citael mes pasado
se puede vivir la libertad allí donde hemos vivido nuestra esclavitud
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
El escritor debe cuidarse sobre todo de volverse ingenioso cuando ya no tiene nada que decir
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
El abismo—a veces insuperable—que se abre entre el talento y la genialidad
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
Pero qué espero yo de mí? ¿Y cómo tratar ese sueño, que contempla el asunto desde la perspectiva única del chichón
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
Creo que siempre he querido vivir así: en un agradable piso alquilado (que no sea mío), entre muebles acogedores (que no sean míos), sin un hogar, con independencia, haciendo lo que me toca (en este momento, traducir a Wittgenstein), sin preocupaciones sustanciales de tipo económico, en el extranjero, en un lugar donde me acompañan recuerdos de hechos que imagino, pero que tal vez nunca existieron...
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
Siempre he odiado mi nombre. Lleva adherida demasiada infamia desde mi más temprana edad.

Para ser preciso: mi nombre me inspiraba miedo. Y ahora también lo temo un poquito
Jesus Koyoc
Jesus Koyoccompartió una citahace 5 meses
Todo duerme profundamente, inmóvil en mi interior. Remuevo mis sentimientos y pensamientos como una carga de alquitrán tibio
Adalberto Cortez
Adalberto Cortezcompartió una citahace 5 meses
Recomienda a los judíos que se conviertan al cristianismo. El consejo resulta inadmisible por el mero hecho de que—tal como compruebo mirando alrededor en el mundo cristiano—son escasísimos los cristianos incluso entre los cristianos
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
Primero nos enteramos de la enfermedad mortal de nuestro ser querido, luego aceptamos la idea, nos resignamos a ella y dejamos a la persona en manos de los expertos. En cierto sentido nos convertimos en asesinos, y son pocos los que pueden eludir este destino; quizá los solitarios, los solteros. Pero éstos, probablemente, también han tenido padres o madres que los llamaban desde debajo de la tapa del cubo de la basura.
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
«Basta un solo día para vivir los horrores del infierno; hay tiempo suficiente para ello.» (Wittgenstein)
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
Me crié en la nada y desde la infancia aprendí con la mente clara—o, más bien, práctica—a adaptarme a la nada, a moverme y a orientarme en ella, como si para mí simplemente equivaliera a la vida, en la cual había de saber guiarme, cosa que, siendo un niño, no me resultaba más difícil que aprender a hablar
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
“No cabe la menor duda de que sería mejor si el mundo real, cuya existencia está viva en nuestra conciencia, jamás hubiera sido creado. Lo más conveniente para la humanidad sería, sin duda alguna, que desapareciese y se disolviese en lo infinito.”» Llama la atención el parecido de todo esto con la respuesta que el rey Midas le sonsacó a Sileno: «... lo mejor para ti sería no haber nacido, no ser, no ser nadie. La segunda mejor opción para ti sería morir cuanto antes.»
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
El espíritu de la época es de fin del mundo.
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
György Ligeti: «Vanguardia y modernidad son dos conceptos de estilo diferentes» (Lettre, 1994, número 2). Tal como nos tiene acostumbrados, Ligeti vuelve a formular algo fundamental
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
El ser humano, visto a través de la mente humana, resulta lastimosamente ridículo.
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
«No estoy dispuesto a vagar con un alma redimida por un mundo irredento», afirma Buber (citado por Ervin Vályi Nagy)
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
¿Habéis observado que en este siglo XX cada cosa se ha vuelto más verdadera, más auténticamente ella misma? El soldado se ha convertido en asesino profesional; la política, en crimen; el capital, en gran industria exterminadora de hombres y equipada con crematorios; la ley, en regla para el juego sucio; la libertad universal, en cárcel para los pueblos; el antisemitismo, en Auschwitz; el sentimiento nacional, en genocidio. Nuestra era es la era de la verdad, no cabe la menor duda. Aun así, seguimos mintiendo por mera costumbre, aunque todo el mundo nos vea el plumero; cuando se grita «¡amor!», todos saben que ha llegado el momento del asesinato; cuando se grita «¡ley!», todos saben que es la hora del robo, del atraco..
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
¿Por qué hablo tanto de Dios al final del Diario de la galera? En este caso, la pregunta es falsa porque, según tengo entendido, no se puede hablar de Dios. Dios no es ni una persona ni un objeto, y mucho me temo que nos hallemos ante un problema lingüístico. Lo que vengo a afirmar es que, en una situación determinada, el hombre debe pensar a Dios o, si se quiere, debe reflexionar sobre Dios... Es decir, es un simple testimonio, un mero documento humano, nada más
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
Es distinto ser apátrida en casa que en el extranjero, donde uno puede encontrar su hogar en la ausencia de una patria
jorgelandab
jorgelandabcompartió una citahace 6 meses
Los innumerables pequeños errores individuales generan el gran error común. Y este error es nuestra única verdad
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)