Libros
Stephanie Danler

Dulceagrio

Ostras, champagne, borgoña, cocaína, amistad, lujuria, amor y bares de mala muerte enseñarán a la joven Tess el significado de hacerse mayor en una ciudad como Nueva York.
Tess llega a Nueva York en el sofocante verano de 2006. Tiene veintidós años, no conoce a nadie y solo aspira a sobrevivir dignamente en la ciudad. Un día logra encontrar trabajo como camarera en un célebre restaurante de Manhattan y, entonces, todo cambia. Así comienza el año que pasaremos con ella. Nuestra heroína comprueba que no sabe nada. Se equivoca y vuelve a empezar. Experimenta la perplejidad de sentirse atraída por quien no debe. Sus compañeros le parecen fascinantes, casi tanto como la cocaína o el borgoña. Intenta descubrir adónde la lleva cada uno de sus pasos… Los bares de madrugada, las ostras, el paté y ciertos clientes; la confusión y la euforia. “Dulceagrio” es el retrato de un aprendizaje, la historia de un período maravillosamente caótico en la existencia de una joven que no sabe ni por dónde empezar a buscarse. Su entorno despierta lujurias y apetitos (por la comida o el vino, pero también por el conocimiento) que van abriéndole caminos inesperados. ¿Hacia dónde se dirige? En realidad lo ignora, pero ¿acaso no es la incertidumbre una parte ineludible de la vida?
«Danler recrea hábilmente las jerarquías de poder en el mundo de los grandes restaurantes, el papel que desempeñan las drogas y el alcohol y los delirios de grandeza que existen entre los grandes chefs.»  The New Yorker
«Una deliciosa historia sobre el paso a la edad adulta. En lugar de una historia de amor, Danler ha creado algo mucho más interesante: un libro sexy, una descarga eléctrica para los sentidos.»  Karen Heller, Washington Post
353 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2017
Año de publicación
2017
Editorial
MALPASO
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Fabio Gutiérrezcompartió una citahace 5 años
    SALADO: la boca saliva sola. Cristales de sal marina de Bretaña que se licuan al contacto. Bloques de sal rosa de las minas del Himalaya, terrones gris mate de Japón. Un chorro interminable de sal kosher que cae de la mano del Chef. Salar, una aventura que requiere sutileza, porque la comida siempre pide más, pero el punto de saturación es letal
    Natalia Domínguezcompartió una citahace 4 años
    UMAMI: erizo de mar, anchoas, parmesano, cecina de buey con una capa de moho. Es el glutamato. Ya no hay misterio. Fabrican glutamato monosódico para imitarlo. Es el sabor de la madurez a punto de fermentar.
    Natalia Domínguezcompartió una citahace 4 años
    Ahora tienes la lengua codificada. Cierto conocimiento especializado del sabor, lo cual es una señal de cómo nos enfrentamos al mundo, refleja la capacidad para saborear lo amargo, para desearlo incluso, tal como ocurre con lo dulce

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)