Meyer Marissa

Karma al instante

Prudence es… Prudence.
Está segura de que nadie puede hacer nada en el mundo mejor que ella. Especialmente el flojo e irresponsable de su compañero de Biología: Quint. Y el universo parece estar de acuerdo con ella, porque luego de un hilarante accidente despierta con la capacidad de provocar karma al instante a las personas y comienza a castigar toda mala acción a su alrededor: de actos de vandalismo a chismes maliciosos. Todos reciben su merecido. Todos… excepto Quint. Que parece ser inmune a sus poderes.
¡¿QUÉ TIPO DE BROMA CÓSMICA ES ESA?!
Cuando Prudence comience a trabajar durante el verano en el Centro de rescate de animales marinos de su ciudad, descubrirá que quizá Quint no es el tonto irresponsable que creía, sino que alguien increíblemente noble y… bastante lindo. Y también deberá aprender una lección: EXISTE UNA DELGADA LÍNEA ENTRE LA GENEROSIDAD Y LA CODICIA, LA VIRTUD Y LA VANIDAD, EL AMOR, EL ODIO… Y EL DESTINO.
477 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2021
Año de publicación
2021
Editorial
VRYA
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    b4717919978compartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

    Que impresión que una lectura tan cortita tenga tanto mensaje.

    i. 🌤️compartió su opiniónhace 23 días
    👍Me gustó

    b8982706533compartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó
    💞Romántico
    🌴Perfecto para la playa
    😄Divertido

Citas

    i. 🌤️compartió una citahace 23 días
    –Entonces –Quint traga saliva–, ¿tienes algún plan para hoy?

    Quiero decir: planeo pasar el resto del día recordando con detalle la noche de ayer, analizando cada palabra que se dijo, recordando cada toque, embelesándome con cada beso, hasta derretirme en un charco de baba con forma de Prudence
    i. 🌤️compartió una citahace 23 días
    Suspira con melancolía como si fuera un anciano sintiendo nostalgia al recordar sus días de juventud y no algo que sucedió hace unas semanas
    i. 🌤️compartió una citahace 23 días
    No tengo ningún deseo de ver Tiburón. Viví aquí toda mi vida, pasé años escaneando estas aguas en búsqueda de aletas de tiburón, segura de que –a pesar de las estadísticas que nos dicen que los tiburones no son un verdadero peligro para los humanos y que es más probable que mueras en un accidente aéreo o impactado por un rayo a que te muerda un tiburón– si alguna vez hubiera un ataque de tiburón en Fortuna Beach, sería yo la que terminaría siendo devorada

En las estanterías

    VRYA
    VRYA
    • 189
    • 145
    Luis Valencia
    Libros a elección
    • 571
    • 7
    Fernanda Orozco
    ¡fer!
    • 162
    vickyymolinaa
    Juvenil
    • 16
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)