La meditación y el arte de la jardinería, Ark Redwood
Ark Redwood

La meditación y el arte de la jardinería

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citaanteayer
Al parecer, ahora los científicos creen que lo que están haciendo los árboles año tras año es transferir a la hoja todas sus toxinas acumuladas y materia de desperdicio; para después desprenderse de ellas y que se puedan descomponer gradualmente en sus partículas fundamentales, y purifiquen el árbol cada año para que afronte renovado la primavera.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citaanteayer
El simple ritmo de las respiraciones sucesivas es al mismo tiempo vital y transformador, nos conecta con el aire y el cielo, con los cielos.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citaanteayer
l cuidado de nuestros jardines es una actividad física a cielo abierto que unifica el cuerpo, la mente y el espíritu. Es como respirar.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 3 días
La palabra «sangha» suele traducirse como «comunidad» y hace referencia a la conexión con nuestros compañeros practicantes, tanto monásticos como laicos, dentro de nuestro grupo local, y a lo largo y ancho del mundo del budismo.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 3 días
Quitar las flores marchitas de manera consciente es una práctica fantástica para entrenar la mirada y entrar en sintonía con la planta en la que estás concentrado. Algunas plantas son más fáciles que otras. Si tienes plantas sencillas en tu jardín, será mejor que empieces por ellas. Un buen ejemplo son los cosmos, que, al recibir el tratamiento de la eliminación de las flores marchitas, a menudo pueden seguir en flor desde el verano hasta las primeras heladas, así que sin duda recibirás una recompensa por tus esfuerzos.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 3 días
La ética del trabajo que tenemos grabada a fuego en nuestra sociedad nos puede hacer sentir a menudo culpables si no estamos constantemente ocupados.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Igual que una abeja no daña el color ni la fragancia de la flor al recolectar su néctar; así pasan los sabios por el mundo.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
. Vosotros vais demasiado lejos, demasiado rápido para que sea sano. Conoced de forma minuciosa y detallada el suelo que pisáis.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Una flor se manifiesta, después desaparece, después se manifiesta, después desaparece, miles y miles de veces. Si observas las cosas profundamente, verás esta realidad. Nos manifestamos, después desaparecemos. Es como jugar al escondite.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
edícale un pensamiento a las cualidades que tienen estas plantas y que las convierten en unas colonizadoras del suelo tan obstinadas. Piensa en tu batalla con ellas como si se tratase de un juego al que jugáis juntos, y piensa también que no hay rencores, independientemente de quien gane o pierda
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
El buen jardinero sabe cómo valerse de las malas hierbas para abonar los frutos y las flores. La práctica de la conciencia plena no implica odiar las imperfecciones que hay en nosotros. La práctica consiste en prestar atención a lo que nos causa dolor y sufrimiento, y utilizarlo como abono para crear el jardín más bello posible.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Podemos tomar la decisión de regar o no esas semillas, la elección es nuestra, pero no deberíamos darles la espalda y hacer como si no estuviesen ahí, porque forman parte de lo que nos convierte en humanos, y esa es una valiosísima herencia.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
emos de aprender a amar nuestras malas hierbas interiores, esas partes de nosotros mismos que desearíamos que no estuvieran ahí y que no dejamos de intentar arrancar.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Caminar en conciencia plena nos aporta paz y alegría, y vuelve real nuestra vida. ¿Por qué apresurarnos? Nuestro destino final no será otro que el cementerio. ¿Por qué no caminar en la dirección de la vida disfrutando de la paz a cada momento, con cada paso? No hay necesidad de esforzarse. Disfruta de cada paso que des. Cada paso te lleva al destino del aquí y el ahora, que es tu verdadero destino, porque solo en este instante, en este lugar, puede ser posible la vida. Ya hemos llegado.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
. Un jardín nos brinda la oportunidad de guardar silencio y estar a solas con nuestros sentimientos, vaciar la mente de pasado y presente con el fin de experimentar el ahora de un modo más pleno.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Cuando se es consciente de la profundidad de nuestra impotencia, encontramos la paz.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
La semilla no surge de la nada; se trata más bien de una continuación a partir de sus progenitores, exactamente igual que nosotros.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
De modo que, por ejemplo, ante un manzano viejo y descuidado, retrocede unos pasos y obsérvalo con atención; valora sus necesidades y cómo podrías devolverle su dignidad. Comienza a aplicar las cinco «d». Empieza buscando las ramas muertas —difuntas— y las que están claramente moribundas —desahuciadas—, y córtalas. Después haz lo propio con las que tengan aspecto de estar dañadas por alguna enfermedad u otra causa. Esto servirá para abrir un poco la copa del árbol, lo que a su vez te brindará la oportunidad de localizar las ramas que apuntan hacia el interior del mismo o que se cruzan con otras mejor situadas, es decir, que apuntan hacia el exterior. Estas representan la quinta «d», de dirección, así que córtalas.
Sara Aquino
Sara Aquinocompartió una citahace 4 días
Conforme febrero se convierte en marzo, los primeros destellos verdes van apareciendo de forma gradual, y el aumento de las energías se hace patente por todas partes. Es hora de salir al jardín y prepararnos para la avalancha de actividad que está a la vuelta de la esquina.
Dana Kalid
Dana Kalidcompartió una citael mes pasado
en realidad nos llamamos «seres» humanos, no «quehaceres» humanos. La ética del trabajo que tenemos grabada a fuego en nuestra sociedad nos puede hacer sentir a menudo culpables si no estamos constantemente ocupados. Es un adoctrinamiento que cuesta quitarse de encima, tan poderoso es el control que ejerce sobre nuestra conciencia.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)