Libros
Alí Chumacero

Poesía

  • Melanie Garcíacompartió una citahace 2 años
    Antes que el viento fuera mar volcado,
    que la noche se unciera su vestido de luto
    y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
    la albura de sus cuerpos.
    Antes que luz, que sombra y que montaña
    miraran levantarse las almas de sus cúspides;
    primero que algo fuera flotando bajo el aire;
    tiempo antes que el principio.
    Cuando aún no nacía la esperanza
    ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
    cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
    antes, antes, muy antes.
    Cuando aún no había flores en las sendas
    porque las sendas no eran ni las flores estaban;
    cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
    ya éramos tú y yo.
  • Alma Guadalupe Marín Magañacompartió una citahace 2 años
    Cuando aún no nacía la esperanza
    ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
    cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
    antes, antes, muy antes.

    Cuando aún no había flores en las sendas
    porque las sendas no eran ni las flores estaban;
    cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
    ya éramos tú y yo.
  • Alma Guadalupe Marín Magañacompartió una citahace 2 años
    Poema de amorosa raíz

    Antes que el viento fuera mar volcado,
    que la noche se unciera su vestido de luto
    y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
    la albura de sus cuerpos.

    Antes que luz, que sombra y que montaña
    miraran levantarse las almas de sus cúspides;
    primero que algo fuera flotando bajo el aire;
    tiempo antes que el principio.
  • Alma Guadalupe Marín Magañacompartió una citahace 2 años
    Cuando aún no había flores en las sendas
    porque las sendas no eran ni las flores estaban;
    cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
    ya éramos tú y yo.
  • Alma Guadalupe Marín Magañacompartió una citahace 2 años
    Poema de amorosa raíz

    Antes que el viento fuera mar volcado,
    que la noche se unciera su vestido de luto
    y que estrellas y luna fincaran sobre el cielo
    la albura de sus cuerpos.

    Antes que luz, que sombra y que montaña
    miraran levantarse las almas de sus cúspides;
    primero que algo fuera flotando bajo el aire;
    tiempo antes que el principio.

    Cuando aún no nacía la esperanza
    ni vagaban los ángeles en su firme blancura;
    cuando el agua no estaba ni en la ciencia de Dios;
    antes, antes, muy antes.

    Cuando aún no había flores en las sendas
    porque las sendas no eran ni las flores estaban;
    cuando azul no era el cielo ni rojas las hormigas,
    ya éramos tú y yo.
  • Josué Osbournecompartió una citahace 2 años
    Inolvidable

    Decir amor es recordar tu nombre,
    el ruiseñor que habita tu mirada,
    ir hacia a ti a través de lo que fuiste
    y cruzar el espacio suavemente
    buscándote cristal, desnuda forma
    caída del recuerdo, o sólo nube.
    Si lloro, el aire se humedece y vuela
    con languidez, en lágrimas bañado,
    y de mis ojos naces libre sueño
    sin más navegación, inolvidable,
    grácil estatua de melancolía
  • Josué Osbournecompartió una citahace 2 años
    Diré que te perdía sin saberlo.
    Era mi corazón el signo de tu mano,
    la mirada destruida cuando cierras los ojos,
    el temeroso eco de la palabra última
    navegando entre lágrimas
  • Josué Osbournecompartió una citahace 2 años
    Elegía del marino

    Los cuerpos se recuerdan en el tuyo:
    su delicia, su amor o sufrimiento.
    Si noche fuera amar, ya tu mirada
    en incesante oscuridad me anega.
    Pasan las sombras, voces que a mi oído
    dijeron lo que ahora resucitas,
    y en tus labios los nombres nuevamente
    vuelven a ser memoria de otros nombres.
    El otoño, la rosa y las violetas
  • Josué Osbournecompartió una citahace 2 años
    Pensar en ti no es pensar
    con alguien o con algo
    sino hundirme en mí mismo y mi principio,
    como llegando a un extremo donde fluyen
    una tranquilidad de corazón roído,
    una amargura de rencor oscuro,
    un retornar al hombre desgarrado,
    y recordar que el pensamiento muere
    a través de ese tiempo que a ti te pertenece,
    sin más impulso que tu desamparo,
    como una prolongada enfermedad,
    como sonido que flotara en un abismo.

    Y todo vive inútilmente:
    adonde miro allí me encuentro
    en vano espejo de mi soledad,
    con simulado rostro de Narciso
    o humo que pretende conservarse;
  • Josué Osbournecompartió una citahace 2 años
    Entre mis manos

    Entre mis manos vives
    en confusión de nacimiento y corazón herido,
    como desvanecerse o contemplar
    un alto simulacro de ruinas;
    sobre mis dedos mueres,
    materia pensativa que se abate
    bajo el murmullo de mi tacto,
    y eres tristeza en mí,
    suave como la forma de la nieve,
    como cerrar la puerta
    o mirar la inocencia de una pluma.

    Nacida para mi caricia,
    con un perdón que olvida y un comienzo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)