Citas de “Recursos humanos” de Antonio Ortuño

Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Aunque nos afanemos, con caminatas y aparatos, en fortalecer el cuerpo y ejercitemos la mente con lecturas y discusiones, incluso si enaltecemos nuestro espíritu con la contemplación de obras nobles y edificantes, terminaremos decayendo y muriendo como el resto de las bestias condenadas
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
No: lo que se premia es la sumisión
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
me llamo Gabriel Lynch, soy blanquito y pobre, pero ellos saben que si me visten adecuadamente y ponen a mi disposición una cartera llena, podría resultar indistinguible de los amos
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Cuál es la razón por la que es mal visto limpiar el plato con pan? Porque, sencillamente, una persona educada no debería tener tanta hambre o no debería tenerla en lo absoluto: la vida ya se ha encargado de llenarle suficientes veces el estómago. El hambre es mal vista en los círculos celestiales
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Tengo poco dinero. No caben en mi escenario princesas de senos como ojivas, ni amazonas de nalgas recias como cordilleras
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Uno no se acuesta con quien debería, sino con quien desea
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Debería quejarme de mi trabajo o manifestar repugnancia por su ventoso lenguaje, pero un esclavo no debe ser agresivo si pretende la confianza del amo
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Cuando tu mejor experiencia erótica sucede con una puta incestuosa, tu vida no ha sido la que esperabas
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Mario C. Castañeda es un sujeto bien plantado y jovial a quien nunca falta fortuna en el trabajo o compañía en la cama
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Cuando a un hombre le es cercenado un miembro, aseguran las revistas médicas que suele tener mi padre en su consultorio, las sensaciones tardan un tiempo en ajustarse a la ausencia. El miembro perdido duele, escuece, su carencia hace despertar en mitad de la noche
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
No la invitó al comedero, sino a un restaurante ostentoso y lejano, al que sólo un automóvil veloz como su Pontiac podría llevarlos y traerlos a tiempo. Fernanda ni siquiera titubeó en aceptar, mientras yo hervía al otro lado de la mampara de la fotocopiadora, invisible
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Ni burlas ni confesiones logré arrancarle. Debí sobrellevar el ansia con las colillas de dignidad que uno consigue reunir en tales situaciones
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
El sentimiento de posesión es tan arraigado que, a lo largo de los años, terminamos por exigir derechos sobre espacios que nos resultan imposibles de controlar. Hablamos de nuestra ruta a cierto lugar, de nuestro parque, de nuestra vista desde una ventana y entonces bloquean la ruta que nadie supo de nosotros
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Hay –son varios, en realidad– un problema esencial con la propiedad, que es por supuesto carecer de ella. Uno debe poseer algo, lo que sea, para ser capaz de mostrar benevolencia hacia la vida
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Yo era un oficinista con ingresos mediocres, apenas capaz de comprar ropa mala e invitar a las chicas a salir, pero no era interesante ni trataba con nadie que mereciera tal calificativo
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Hay personas a las que se puede volver interesantes a fuerza de darles libros, aunque la materia prima sea secretarial, como Myrna. Cuando se aburra de mí, se irá a buscar a su siguiente amante a una sex shop, seguro
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Las escuelas numeradas quizás no logren para sus alumnos las acogedoras redes de relaciones de las que presumen los colegios de curas, pero enseñan, lo digo siempre, humildad y resignación
Eliana Sotomayor
Eliana Sotomayorcompartió una citahace 2 meses
Soy blanco y sospecho que haber llegado a un puesto de supervisión tiene que ver con ello. Pero no parezco, fuera del tono de la piel, uno de los amos: no uso pantalones de pinzas ni me repego el cabello al cráneo con gomina ni provengo de la cosecha de alumnos de los colegios privados que generalmente ascienden por nuestra escala de Jacob hasta lo más alto, como ángeles que son
Ricardo Mora
Ricardo Moracompartió una citahace 2 meses
lo mejor que puede hacerse por un muerto: digerirlo, perdonarlo, quererlo incluso. Un muerto nos pertenece. Dejamos de lado su mal olor, su irritante propensión a irrumpir en la propia vida y manipularla, su altanería cobarde. Nos quedamos con el carisma. Somos la buena esposa del muerto. Lo arropamos y le encargamos la boba misión de decorar nuestra memoria,
Ricardo Mora
Ricardo Moracompartió una citahace 3 meses
El sentimiento de posesión es tan arraigado que, a lo largo de los años, terminamos por exigir derechos sobre espacios que nos resultan imposibles de controlar. Hablamos de nuestra ruta a cierto lugar, de nuestro parque, de nuestra vista desde una ventana y entonces bloquean la ruta que nadie supo de nosotros, demuelen el parque ajeno o levantan un edificio frente a la ventana que nos asomaba al cielo sin gracia de la tarde.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)