El deseo, Hermann Sudermann
Gratis
Hermann Sudermann

El deseo

Leer
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
Si siquiera te tuviera a mi lado, si pudiera estrechar tus viejas y leales manos y decirte, mis ojos en los tuyos, todo lo que siento en el corazón...
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citahace 10 meses
Había crecido con ese amor, me había aferrado a él en la pasión secreta de mi corazón; mi ser había encontrado en él su vigor: era mi fuerza y mi debilidad, era mi vida y mi muerte.
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citahace 10 meses
La besé, traté de alentarla, y en la mirada suplicante que dirigió a su marido, leí este pensamiento: «Te doy todo lo que soy; perdona que sea tan poca cosa.»
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citahace 10 meses
Entonces me estremecí al sentir que su boca se posaba en mis labios. Me pareció que una llama me había quemado. Y me besó otra vez, otra y otra: el gozo y el agradecimiento le habían hecho perder la razón.
Brayan Alexander Granadeño Martínez
Brayan Alexander Granadeño Martínezcompartió una citael año pasado
«quien no quiere escuchar debe padecer.» Si por arrogancia y por obstinación corre a su pérdida..
Johanna FRamírez
Johanna FRamírezcompartió una citahace 2 años
¡Basta de debilidades! Había recuperado esa fuerza indomable que era mi orgullo.
Johanna FRamírez
Johanna FRamírezcompartió una citahace 2 años
¿Por qué no somos unos seres de luz, sin deseos y puros como el éter? ¿Por qué no somos más que polvo, ligados al polvo, viviendo del polvo y volviendo al polvo cuando nos desprendemos de esta gran falta que es la existencia?
b5160536896
b5160536896compartió una citahace 22 días
«Te doy todo lo que soy; perdona que sea tan poca cosa.»
b5160536896
b5160536896compartió una citahace 22 días
«Ven, mendigaré para ti si no tienes pan, te daré mi seno para reposar tu cabeza si no tienes cama, y bañaré tus heridas con mis lágrimas, sufriré mil muertes por ti, dando gracias a Dios, al Señor, de poder hacerlo.
b5160536896
b5160536896compartió una citahace 22 días
¿Por qué no somos unos seres de luz, sin deseos y puros como el éter?
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
mientras que tú te deleitas pensando en que tienes un secreto con él, con él, que pertenece sólo a ella.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
Entonces, ven, dame un beso, y seamos buenos amigos en lo sucesivo y para siempre.

Y me besó en los labios...
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
—¡Ojalá puedan vaciar hasta el fondo la copa del deleite!—
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
Tú, con tu vivacidad, me ganas fácilmente; por eso es que siempre me cuesta trabajo hablarte.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
en mi alma se arraigó, cada vez más profundamente, el sentimiento penoso de que el mundo no necesitaba de mi amor.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
—¡Ya sabemos lo que nos hace tan felices!
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
¡Pobre de mí! Ella también se aparta de mí, ella también se oculta llorando cuando este demonio se presenta a mi alma.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
y esa sonrisa de una tristeza tan dulce, me dio un golpe en el corazón.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
Entonces deja caer sus manos y me dirige una mirada tal, que me siento estremecer.
Maria Ussa
Maria Ussacompartió una citahace 5 meses
Pero me sentía tan embargado por mi reciente dicha, por una alegría tan loca, que creía poder obligarla por fuerza a ser ella también dichosa.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)