Isabel Allende

La casa de los espíritus

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Katia Florescompartió una citahace 5 años
    viviendo el laberinto indisoluble de la duda o la verdad de los seres humanos.
    Alejandra Arévalocompartió una citael año pasado
    Entonces supe que el coronel García y otros como él tienen sus días contados, porque no han podido destruir el espíritu de esas mujeres.
    Alejandra Arévalocompartió una citael año pasado
    Era uno de esos seres nacidos para la grandeza de un solo amor, para el odio exagerado, para la venganza apocalíptica y para el heroísmo más sublime,
    Botonescompartió una citahace 3 años
    Era una criatura romántica y sentimental, con tendencia a la soledad, de pocas amigas
    lebilove014compartió una citael año pasado
    nial se había deteriorado y por eso había perdido su buena disposición para los retozos carnales
    lebilove014compartió una citael año pasado
    carácter, Severo no pudo resistir el momento en que quitaron la camisa de dormir a su hija y apareció su esplendorosa desnudez de sirena. Salió trastabillando, borracho de dolor, y se desplomó en el salón llorando como una criatura.
    Marcela Cruz Luquecompartió una citael año pasado
    —¡Pst! ¡Padre Restrepo! Si el cuento del infierno fuera pura mentira, nos chingamos todos...
    Alejandra Arévalocompartió una citael año pasado
    Escribo, ella escribió, que la memoria es frágil y el transcurso de una vida es muy breve y sucede todo tan deprisa, que no alcanzamos a ver la relación entre los acontecimientos, no podemos medir la consecuencia de los actos, creemos en la ficción del tiempo, en el presente, el pasado y el futuro, pero puede ser también que todo ocurre simultáneamente, como decían las tres hermanas Mora, que eran capaces de ver en el espacio los espíritus de todas las épocas.
    Guadalupe Vargas Arauzcompartió una citahace 5 años
    si las locuras se repiten en la familia, debe ser que existe una memoria genética que impide que se pierdan en el olvido.
    dracuailedcompartió una citahace 5 años
    sabrosos guisos de verdura, esponjosas tortillas y grandes quesos traídos del campo, con los que las familias recordaban la Pasión del Señor, cuidándose de no probar ni el más pequeño trozo de carne o de pescado, bajo pena de excomunión, como insistía el padre Restrepo. Nadie se habría atrevido a desobedecerle. El sacerdote estaba provisto de un largo dedo incriminador para apuntar a los pecadores en público y una lengua entrenada para alborotar los sentimientos.
    Miguel Guisacompartió una citahace 5 meses
    Me será muy difícil vengar a todos los que tienen que ser vengados, porque mi venganza no sería más que otra parte del mismo rito inexorable
    lebilove014compartió una citael año pasado
    ojos que la miraba Miguel.
    lebilove014compartió una citael año pasado
    El funeral de Clara fue un acontecimiento. Ni yo mismo me pude explicar de dónde salió tanta gente dolida por la muerte de mi mujer. No sabía que conociera a todo el mundo.
    lebilove014compartió una citael año pasado
    gotas de agua de colonia en el cuello y luego abrí la ventana, para que entrara la mañana.
    Una vez que todo estuvo listo, abrí la puerta y permití que mis hijos y mi nieta se despidieran de ella. Encontraron a Clara sonriente, limpia hermosa, como siempre estuvo. Yo me había achicado diez centímetros, me nadaban los zapatos y tenía el pelo definitivamente blanco, pero ya no lloraba.
    —Pueden enterrarla —dije—. Aprovechen de enterrar también la cabeza de mi suegra, que anda perdida en el sótano desde hace algún tiempo —agregué y salí arrastrando los pies para que no se me cayeran los zapatos.
    Así se enteró mí nieta que aquello que había en la sombrerera de cuero de cochino y que le sirvió para jugar a las misas negras y poner de adorno en sus casitas del sótano, era la cabeza de su bisabuela Nívea, que permaneció insepulta durante mucho tiempo, primero para evitar el escándalo y después porque en el desorden de esta casa, se nos olvidó. Lo hicimos con el mayor sigilo, para no dar que hablar a la gente. Después que los empleados de la funeraria terminaron de colocar a Clara en su ataúd y de arreglar el salón como capilla mortuoria, con cortinajes y crespones negros, cirios chorreados y un altar improvisado sobre el piano, Jaime y Nicolás metieron en el ataúd la cabeza de su abuela, que, ya no era más que un juguete amarillo con expresión despavorida, para que descansara junto a su hija preferida.
    lebilove014compartió una citael año pasado
    alrededor no había gente enamorada.
    Marcela Cruz Luquecompartió una citael año pasado
    Los poderes mentales de Clara no molestaban a nadie y no producían mayor desorden; se manifestaban casi siempre en asuntos de poca importancia y en la estricta intimidad del hogar.
    Marcela Cruz Luquecompartió una citael año pasado
    Al nacer, Rosa era blanca, lisa, sin arrugas, como una muñeca de loza, con el cabello verde y los ojos amarillos, la criatura más hermosa que había nacido en la tierra desde los tiempos del pecado original,, como dijo la comadrona santiguándose.
    Marcela Cruz Luquecompartió una citael año pasado
    Clara era muy precoz y tenía la desbordante imaginación que heredaron todas las mujeres de su familia
    Brenda Manceracompartió una citael año pasado
    una meica indígena que conocía el poder de las yerbas y de la sugestión, a quien le tenían una gran confianza.
    Brenda Manceracompartió una citael año pasado
    Había sido una infancia de privaciones, de incomodidades, de asperezas, de interminables rosarios nocturnos, de miedos y de culpas. De todo eso no le había quedado más que la rabia y su desmesurado orgullo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)