Buda Viviente, Cristo Viviente, Thich Nhat Hanh
Thich Nhat Hanh

Buda Viviente, Cristo Viviente

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
«Cuando se es un cristiano verdaderamente feliz, también se es budista, y viceversa». -Thich Nhat Hanh Buda y Cristo, tal vez las dos figuras más fundamentales en la historia de la humanidad, han dejado tras ellos un legado de enseñanzas y prácitcas que han modelado la existencia de miles de millones de personas a lo largo de dos mil años. Si se encontrasen en la actualidad, ¿qué pensaría cada uno de ellos sobre los criterios y prácticas espirituales del otro? Thich Nhat Hanh ha participado en un diálogo llevado a cabo durante décadas entre las dos tradiciones contemplativas vivas más importantes y proporciona al cristianismo una apreciación de su belleza como sólo puede ser expresada por alguien ajeno a él. Mediante una prosa lúcida y meditativa explora los puntos comunes de la compasión y la santidad, puntos de encuentro de ambas tradiciones, y reaviva nuestra comprensión sobre ellas. «En el altar de mi ermita -explica- hay imágenes de Buda y Jesús, pues los considero mis antepasados espirituales».
Este libro no está disponible por el momento.
170 páginas impresas

Opiniones

Jackson Suárez
Jackson Suárezcompartió su opiniónhace 3 años
👍Me gustó
💡He aprendido mucho
😄Divertido

No hay diferencias, solo tonalidades y diferentes formas de manifestación somos todo y uno.

Citas

Valeria Macario
Valeria Macariocompartió una citael año pasado
Sólo hay que escuchar las palabras del Evangelio de santo Tomás y ver cómo concuerda con la tradición budista:

Y Jesús dijo: «Si aquellos que os conducen os dicen: “Mirad, el Reino está en los cielos”, entonces los pájaros del cielo llegarán primero. Si os dicen: “Está en los mares”, entonces los peces llegarán antes. Más bien, el Reino está en vuestro interior, y está en el exterior. Cuando lleguéis a conoceros entonces seréis conocidos, y comprenderéis que vosotros sois los hijos del Padre. Pero si no os conocéis, entonces moráis en la pobreza y esa pobreza sois vosotros». [El subrayado es mío.]

Según el Evangelio de santo Tomás, ese «Jesús viviente» en verdad ofrece acceso a Dios, pero en lugar de proclamarse el «Hijo de Dios unigénito» (como más tarde insistiría el Evangelio de san Juan en el Nuevo Testamento), revela que «vosotros sois los hijos de Dios». Este evangelio se atribuye a «Tomás el gemelo». En hebreo, el nombre de Tomás significa, literalmente, «gemelo». Así pues, ¿tenía Jesús un hermano gemelo? En lugar de ello me atrevería a pensar que dicha atribución, de significado simbólico, dirige al lector a descubrir que él —o ella— es, verdaderamente, a un nivel muy profundo, «gemelo» de Jesús e igualmente hijo de Dios. Hacia el final del evangelio, Jesús habla directamente a Tomás:

Aquel que bebiere de mi boca se convertirá en lo que yo soy; y yo me convertiré en esa persona y los misterios le serán revelados. [El subrayado es mío.]
Jorge Reyes Cid
Jorge Reyes Cidcompartió una citahace 4 años
El profesor Hans Küng ha dicho: «Hasta que haya paz entre las religiones no podrá haber paz en el mundo». La gente mata y son matados porque se aferran demasiado a sus propias creencias e ideologías. Cuando creemos que la nuestra es la única fe que contiene la verdad, entonces la violencia y el sufrimiento son el resultado asegurado.

En las estanterías

Here and Now, Jackson Suárez
Jackson Suárez
Here and Now
  • 10
  • 2
Coffee, Salomé Salcedo
Salomé Salcedo
Coffee
  • 48
Para leer, b8494398640
b8494398640
Para leer
  • 4
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)