Las brujas, Roald Dahl
Roald Dahl

Las brujas

222 páginas impresas
  • 👍5
  • 🎯3
  • 🐼2
Las brujas de todo el mundo, bajo la apariencia de señoras corrientes, están celebrando su Congreso Anual. Han decidido aniquilar con un ratonizador mágico a todos los niños. ¿Conseguirán vencerlas el protagonista de esta historia y su abuela?
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 👍Vale la pena leer5
  • 🎯Vale la pena3
  • 🐼Adorable2
Inicia sesión o regístrate
Nabiel Gondom
Nabiel Gondomcompartió su opiniónhace 6 meses
👍Vale la pena leer
🎯Vale la pena
🚀Adictivo
😄Juas
🐼Adorable
💧Lacrimógeno

Una de las mejores historias que he escuchado

jsansoresrodriguez
jsansoresrodriguezcompartió su opiniónhace 8 meses
👍Vale la pena leer

Entrañable historia.

👍Vale la pena leer
🐼Adorable

Es un libro de lectura muy accesible y sencilla, que logra captar la atención de inicio a fin, odie las ilustraciones, sin embargo es característico de los libros del autor

b9081272324
b9081272324compartió una citahace 8 días
Un niño por semana hacen cincuenta y dos al año
Jorge Ramos
Jorge Ramoscompartió una citael mes pasado
. Da igual quién seas o qué aspecto tengas mientras que alguien te quiera.
Le dejé dar un mordisquito del bizcocho para estimular su apetito. Luego le volví a poner en mi mano derecha.

Esta vez alargué la cuerda. La puse de unos catorce centímetros. Guiller supo lo que tenía que hacer. Con un excelente equilibrio, recorrió la cuerda paso a paso hasta que llegó al bizcocho. Le recompensé con otro mordisquito.

Muy pronto, Guiller caminaba por una cuerda floja (o mejor dicho, un cordel flojo) de sesenta centímetros de largo, de una mano a la otra, para alcanzar su bizcocho. Era fantástico observarle. Él estaba disfrutando una barbaridad. Yo tenía cuidado de sostener la cuerda cerca de la alfombra para que, si perdía el equilibrio, no se hiciera daño al caer. Pero nunca se cayó. Evidentemente, Guiller era un acróbata natural, un gran ratón acrobático.

Ahora le tocaba a Mary. Dejé a Guiller en la alfombra, a mi lado, y le premié con unas cuantas migas más y una pasa. Luego empecé a seguir el mismo procedimiento con Mary. Mi ciega ambición, ¿sabes?, el sueño de toda mi vida, era llegar a ser algún día el propietario de un Circo de Ratones Blancos. Tendría un pequeño escenario con un telón rojo, y cuando se descorriera el telón, el público vería a mis mundialmente famosos ratones amaestrados haciendo toda clase de cosas: andando por la cuerda floja, lanzándose desde un trapecio, dando volteretas en el aire, saltando
Cuentos Infantiles, Sara Patiño
Sara Patiño
Cuentos Infantiles
  • 27
  • 15
TBR, Nydia
Nydia
TBR
  • 965
  • 4
Infantiles para grandes lectores, Sofi Vasquez Cruz
El Aquelarre, Claudette Sánchez
Claudette Sánchez
El Aquelarre
  • 22
  • 2
Brujas, Pony Neón
Pony Neón
Brujas
  • 12
  • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)