Holly Bourne

Los lugares que me han visto llorar

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Fernanda Orozcocompartió una citahace 4 meses
    Todos tenemos nuestras cicatrices y quemaduras. Nos acostamos cada noche con los fantasmas de recuerdos dolorosos
    Fernanda Orozcocompartió una citahace 4 meses
    La esperanza de que alguien pueda entenderme, de que pueda arreglarlo y arreglarme
    Fernanda Orozcocompartió una citahace 4 meses
    La esperanza de que no tengo que sentirme así para siempre. De que puedo superarlo, superarte
    Nash Lmcompartió una citahace 7 meses
    NO SOY TÍMIDA, SOLO REPRIMO LO INCREÍBLE QUE SOY PARA NO INTIMIDARTE»
    Nash Lmcompartió una citahace 7 meses
    Es un caos terriblemente caótico
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    A veces, es lo único que puedes hacer con el dolor: intentar comprenderlo. Todos tenemos nuestras cicatrices y
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Cuando una persona nos trata de manera incoherente, nuestro cuerpo se vuelve adicto a ese estado nervioso. Se vuelve adicto al deseo de que las cosas mejoren, a sentirse fatal, a estar deprimido cuando no va bien, pero luego, cuando la persona en cuestión nos vuelve a tratar bien, el cuerpo queda abrumado por las hormonas positivas que desata. Es un poco como tomar drogas. Nunca sabes cuándo vas a volver a tener un subidón de cariño
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Es como si supieras que el vínculo que había entre nosotros se está soltando. Siempre tuviste esta capacidad de percibir cuándo me estabas empujando demasiado lejos de ti, cuándo llevabas demasiado tiempo mostrándote distante, cuándo me iba a empezar a enfadar, a hartar y a pensar que merecía algo mejor. Y, justo en ese momento, ¡PAM! Volvía el Reese al que yo pensaba que quería y desaparecía el silencio frío y distante con el que había tenido que lidiar durante semanas.
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    A veces, es lo único que puedes hacer con el dolor: intentar comprenderlo. Todos tenemos nuestras cicatrices y quemaduras. Nos acostamos cada noche con los fantasmas de recuerdos dolorosos. Dejamos que den vueltas alrededor de nuestras cabezas, sin poder descansar o sanar porque no entendemos qué es aquello tan terrible que nos ha pasado y por qué se nos hace imposible superarlo. No puedes obligar al dolor a que marche. Como cualquier molesto invitado, solo se va cuando lo cree oportuno. Mientras tanto, lo único que puedes hacer es llevarlo contigo hasta que se marcha. Sin embargo, entender el dolor, saber por qué está ahí y por qué no se va aligera esa carga.
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Si no lo recuerdas,

    ¿es acaso menos real?
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Estoy empezando a pensar que los buenos momentos no compensan los malos, por lo menos, no en el amor. No en una situación en la que lo más importante es sentirse segura
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    —¿Sentiste alguna vez que este chico era… una adicción? —preguntó Joan—. ¿Sentías como si estuvieses persiguiendo algo? ¿Como si estuvieras persiguiendo cómo te hizo sentir al principio de estar con él?
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    —A veces —dijo Joan—, las personas a las que queremos se pueden comportar de maneras que no entendemos. Si alguien no es coherente en su trato con nosotras, puede confundirnos, incluso puede llegar a tener el efecto de una droga.
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Alguna vez han sentido que están en peligro aun sabiendo que, en realidad, están completamente a salvo? Pues, amigos, esta es la ansiedad. Tiene el superpoder de alterar nuestro instinto de supervivencia para que no sepamos distinguir un jabalí gigante de un novio que se comporta de manera distante y arisca de golpe.
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Reese. Creo que algunos chicos hacen llorar a las chicas y luego las acusan de locas por llorar. Me parece que las chicas que lloran lo hacen por algún motivo. Lloran porque sus entrañas, o su instinto o su sexto sentido, o como demonios quieras llamarlo, está gritando: «ABORTAR MISIÓN, ABORTAR MISIÓN», pero están demasiado asustadas como para escuchar. Tienen miedo de que su instinto se equivoque y que el chico tenga razón. Porque confiamos en los chicos. Los creemos cuando nos dicen que nos quieren. Creemos en sus instintos y en sus motivos
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    El sexo contigo… Madre mía. Estoy en mi cama agarrándome los brazos y casi no puedo pensar en ello. Nunca me había sentido más cerca de un ser humano que cuando nos acostábamos.
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Me dispongo a sumergirme en los últimos buenos recuerdos.

    Los buenos ratos que pasé contigo. En este cuarto. En esta cama…

    Sé que duele, pero es necesario
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    Cuando la felicidad es tan cegadora, te olvidas de preocuparte de si puede terminar.

    Sin embargo, el tiempo puede hacer que esos recuerdos se vuelvan agridulces
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    es peor: torturarse con recuerdos felices o tristes?
    Blanca Estela Hernández Abrahamcompartió una citahace 8 meses
    La vida no es una película en la que todos los momentos cruciales tienen lugar en escenarios espectaculares que reflejan la trascendencia del momento. No. Te pueden romper el corazón en una parada de bus cualquiera, en un tren desvencijado o en un jardín lleno de pis de perro al lado de tu casa. No, las emociones intensas no requieren de escenarios imponentes.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)