Libros
Michaelle Ascencio

Las diosas del caribe

En este libro Michaelle Ascencio desmenuza y desmitifica temas diversos sobre lo religioso en el Caribe. Y lo hace escoltada por Carlos Marx y Sigmund Freud, personajes incrédulos a quienes los espíritus nunca revelaron sus quehaceres. La autora analiza tres religiones de resistencia –la santería, el vodú y el candomblé— originalmente afroamericanas, pero hoy practicadas en el resto de América, donde se invoca a diosas como Yemayá, Oyá, Obá y Yewá.

También, la reina-diosa María Lionza muestra sus prodigios en el entorno de una religión venezolana en constate renovación. Finalmente, la Nueva Era enseña las sugestivas variables de la espiritualidad del posmodernismo, al tiempo que los zombis haitianos lanzan sus terribles mensajes de discordia.
143 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Zakarias Zafracompartió una citahace 2 años
    Zaka (el dios campesino, ministro de la agricultura)
    Zakarias Zafracompartió una citahace 2 años
    En Venezuela, la plantación no llegó a alcanzar la importancia y el desarrollo que tuvo en las islas y otras regiones del Caribe, en Brasil y en los Estados Unidos. El sistema de hacienda venezolano tenía otras características: a la mano de obra esclava hay que agregarle una población indígena importante, y aunque algunas haciendas como la de Chuao se regían por una economía similar a la de las plantaciones[10], Venezuela, que formaba parte de las «Provincias Menores», no significó para España lo que significó Saint-Domingue, la futura Haití, para Francia, o lo que significó Brasil para Portugal. Con menor densidad de población y desasistida desde el punto de vista legal e institucional en comparación con los virreinatos, se añade a esto que los esclavos que trabajaban, principalmente en las haciendas, provenían de la región del Congo.
    Para nuestras reflexiones sobre las religiones paganas del Caribe, es importante saber que los esclavos de la región del Congo y de Angola pertenecían a una cultura patrilineal, estructurada alrededor del linaje y del culto familiar a los ancestros, a diferencia de los yorubas, ewe-fon, mandingas y otros que, aunque son patrilineales —como la mayoría de las etnias africanas— estaban organizados en estados-naciones, con un gobierno —la casa real— y una religión de estado practicada por todos los habitantes. De modo que, al transportar a un esclavo de nación congo a América, gran parte de su cultura permanecía en suelo africano ligada a su linaje,
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)