Italo Calvino

Las ciudades invisibles

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Tobías Cabañezcompartió una citahace 3 años
En la vida de los emperadores hay un momento que sucede al orgullo por la amplitud desmesurada de los territorios que hemos conquistado, a la melancolía y al alivio de saber que pronto renunciaremos a conocerlos y a comprenderlos;
Cristinacompartió una citahace 3 años
Al llegar a cada nueva ciudad el viajero encuentra un pasado suyo que ya no sabía que tenía: la extrañeza de lo que no eres o no posees más, te espera al paso en los lugares extraños y no poseídos.
Cristinacompartió una citahace 3 años
La memoria es redundante: repite los signos para que la ciudad empiece a existir.
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 19 días
La ciudad es una para el que pasa sin entrar, y otra para el que está preso en ella y no sale; una es la ciudad a la que se llega la primera vez, otra la que se deja para no volver; cada una merece un nombre diferente
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 19 días
El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 21 días
Las imágenes de la memoria, una vez fijadas por las palabras, se borran
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 21 días
Si quieres saber cuánta oscuridad tienes a tu alrededor, has de aguzar la mirada para ver las débiles luces lejanas
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 21 días
El viajero reconoce lo poco que es suyo al descubrir lo mucho que no ha tenido y no tendrá
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 21 días
También las ciudades creen que son obra de la mente o del azar, pero ni la una ni el otro bastan para mantener en pie sus muros. De una ciudad no disfrutas las siete o las setenta y siete maravillas, sino la respuesta que da a una pregunta tuya
Jośe Carrasco Amadorcompartió una citahace 21 días
La memoria es redundante: repite los signos para que la ciudad empiece a existir.
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
Viajas para revivir tu pasado? –era en ese momento la pregunta del Kan, que podía también formularse así: ¿Viajas para encontrar tu futuro?

Y la respuesta de Marco:

–El otro lado es un espejo en negativo. El viajero reconoce lo poco que es suyo al descubrir lo mucho que no ha tenido y no tendrá
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
porque el pasado del viajero cambia según el itinerario cumplido, no digamos ya el pasado próximo al que cada día que pasa añade un día, sino el pasado más remoto. Al llegar a cada nueva ciudad el viajero encuentra un pasado suyo que ya no sabía que tenía: la extrañeza de lo que no eres o no posees más, te espera al paso en los lugares extraños y no poseídos
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
o con el que Marco lo había designado. El nuevo dato recibía un sentido de aquel emblema y al mismo tiempo añadía al emblema un sentido nuevo. Quizás el imperio, pensó Kublai, es sólo un zodiaco de fantasmas de la mente.

–El día que conozca todos los emblemas –preguntó a Marco–, ¿conseguiré al fin poseer mi imperio?
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
En la forma que el azar y el viento dan a las nubes el hombre se empeña en reconocer figuras: un velero, una mano, un elefante..
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
Tal poder, que a veces dicen maligno, a veces benigno, tiene Anastasia, ciudad engañosa: si durante ocho horas al día trabajas tallando ágatas ónices crisopacios, tu afán que da forma al deseo toma del deseo su forma, y crees que gozas de toda Anastasia cuando sólo eres su esclavo
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
En esta ola de recuerdos que refluye la ciudad se embebe como una esponja y se dilata. Una descripción de Zaira tal como es hoy debería contener todo el pasado de Zaira. Pero la ciudad no cuenta su pasado, lo contiene como las líneas de una mano, escrito en las esquinas de las calles, en las rejas de las ventanas, en los pasamanos de las escaleras, en las antenas de los pararrayos, en las astas de las banderas, cada segmento surcado a su vez por arañazos, muescas, incisiones, comas
David Olivarescompartió una citahace 3 meses
es el momento desesperado en que se descubre que ese imperio que nos había parecido la suma de todas las maravillas es una destrucción sin fin ni forma, que su corrupción está demasiado gangrenada para que nuestro cetro pueda ponerle remedio, que el triunfo sobre los soberanos enemigos nos ha hecho herederos de su larga ruina. Sólo en los informes de Marco Polo, Kublai Kan conseguía discernir, a través de las murallas y las torres destinadas a desmoronarse, la filigrana de un diseño tan sutil que escapaba a la mordedura de las termitas
ROJAS MATEUS DANNA YULIANAcompartió una citahace 4 meses
El ojo no ve cosas sino figuras de cosas que significan otras cosas
Miguel Velascocompartió una citahace 6 meses
El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno,y hacer que dure, y dejarle espacio.
Miguel Velascocompartió una citahace 6 meses
La ciudad es una para el que pasa sin entrar, y otra para el que está preso en ella y no sale; una es la ciudad a la que se llega la primera vez, otra la que se deja para no volver; cada una merece un nombre diferente; quizás de Irene he hablado ya bajo otros nombres; quizás no he hablado sino de Irene.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)