Sandra Cisneros

La Casa En Mango Street

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
✨Mariel✨
✨Mariel✨compartió una citahace 3 años
Era el nombre de mi bisabuela y ahora es mío. Una mujer caballo nacida como yo en el año chino del caballo —que se supone es de mala suerte si naces mujer— pero creo que ésa es una mentira china porque a los chinos, como a los mexicanos, no les gusta que sus mujeres sean fuertes.
Andrea Ortiz
Andrea Ortizcompartió una citahace 9 meses
hará libre, y yo dije sí, pero en ese momento no sabía lo que quería decirme.
✨Mariel✨
✨Mariel✨compartió una citahace 3 años
La gente que vive en las colinas duerme tan cerca de las estrellas que olvida a los que vivimos demasiado pegados a la tierra.
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
UNA CASA PROPIA

No un piso. No un departamento interior. No la casa de un hombre. Ni la de un papacito. Una casa que sea mía. Con mi porche y mi almohada, mis bonitas petunias púrpura. Mis libros y mis cuentos. Mis dos zapatos esperando junto a la cama. Nadie a quien amenazar con un palo. Nada que recogerle a nadie.

Sólo una casa callada como la nieve, un espacio al cual llegar, limpia como la hoja antes del poema
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
He comenzado mi propia guerra silenciosa. Sencilla. Segura. Soy la que se levanta de la mesa como los hombres, sin volver la silla a su lugar ni recoger el plato
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
VAGABUNDOS EN EL ÁTICO

Quiero una casa en una colina como aquellas con los jardines donde trabaja Papá. Los domingos vamos. Es el día libre de Papá. Yo iba antes. Ya no. No te gusta salir con nosotros, dice Papá, ¿te estás haciendo demasiado vieja? Se está creyendo la divina garza, dice Nenny. Lo que no les digo es que me da vergüenza —todos nosotros mirando por la ventana como los hambrientos. Estoy harta de ver y ver lo que no puedo tener. Cuando ganemos la lotería... empieza a decir Mamá y entonces dejo de escuchar.

La gente que vive en las colinas duerme tan cerca de las estrellas que olvida a los que vivimos demasiado pegados a la tierra. No miran hacia abajo excepto para sentirse contentos de vivir en las colinas. No se tienen que preocupar por la basura de la semana pasada ni por temor a las ratas. Llega la noche. Nada los despierta como no sea el viento
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
Nunca acabas de llenarte de cielo. Puedes dormirte y amanecer borracho de cielo, y el cielo puede cuidarte cuando andas triste. Aquí hay demasiada tristeza y no bastante cielo. También hay poquitas mariposas, flores y casi todas las cosas que son bellas. A pesar de eso, hacemos lo mejor con lo que tenemos
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
ALICIA QUE VE RATONES

Cierra los ojos y verás que se van, le dice su padre, tú nomás imaginas. Además, la obligación de la mujer es dormir para que pueda levantarse temprano con la estrella de la tortilla, la que sale justo al tiempo que te levantas y en el rincón de tus ojos alcanzas a ver unas patitas traseras que se ocultan detrás del fregadero, debajo de la bañera de cuatro garras, bajo las duelas hinchadas que nadie compone. Alicia, huérfana de madre, lamenta que no haya alguien mayor que se levante a hacer las tortillas para el lonche. Alicia, que de su madre heredó el rodillo de amasar y lo dormilona, es joven y lista y estudia por primera vez en la universidad. Dos
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
Mi bisabuela. Me habría gustado conocerla, un caballo salvaje de mujer, tan salvaje que no se casó sino hasta que mi bisabuelo la echó de cabeza a un costal y así se la llevó nomás, como si fuera un candelabro elegante, así lo hizo
Tess Pedro
Tess Pedrocompartió una citahace 3 meses
MI NOMBRE

En inglés mi nombre quiere decir esperanza. En español tiene demasiadas letras. Quiere decir tristeza, decir espera. Es como el número nueve, como un color lodoso. Es los discos mexicanos que toca mi padre los domingos en la mañana cuando se rasura, canciones como sollozos
Paula Ortiz Ayala
Paula Ortiz Ayalacompartió una citahace 4 meses
niños y las niñas viven en mundos separados. Los niños en su universo y nosotras en el nuestro.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Un día llenaré mis maletas de libros y papel. Algún día le diré adiós a Mango. Soy demasiado fuerte para que me retenga. Un día me iré.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Me gusta contar cuentos. Los cuento dentro de mi cabeza. Los cuento después de que el cartero dice: aquí está su correo. Aquí está su correo, dijo.
Escribo un cuento para mi vida, para cada paso que dan mis zapatos cafés. Digo: «Y subió penosamente los escalones de madera, sus tristes zapatos cafés llevándola a la casa que nunca le gustó.»
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Sally dice que le gusta estar casada porque ahora puede comprarse sus cositas cuando su marido le da dinero. Está feliz, excepto algunas veces que su marido se pone furioso y una vez rompió la puerta cuando su pie pasó hasta el otro lado pero la mayoría de los días está okay. Excepto que no la deja hablar por teléfono. Y tampoco la deja asomarse a la ventana. Y como a él no le gustan sus amigos, nadie viene a visitarla a menos que él esté trabajando.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Mi madre dice que cuando yo crezca mi pelo polvoriento se aplacará y mi blusa aprenderá a mantenerse limpia, pero he decidido no crecer mansita como las otras, que ponen su cuello en la tabla de picar en espera de la cuchilla.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Tú tienes casa, Alicia, y algún día irás para allá, a una ciudad que recuerdas, pero yo, yo nunca he tenido una casa, ni siquiera en fotografía... sólo una con la que sueño.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
No sabrán, por ahora, que me he ido para volver, volver por los que se quedaron. Por los que no.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
No un piso. No un departamento interior. No la casa de un hombre. Ni la de un papacito. Una casa que sea mía. Con mi porche y mi almohada, mis bonitas petunias púrpura. Mis libros y mis cuentos. Mis dos zapatos esperando junto a la cama. Nadie a quien amenazar con un palo. Nada que recogerle a nadie.
Sólo una casa callada como la nieve, un espacio al cual llegar, limpia como la hoja antes del poema.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Cuando te vayas tienes que acordarte de regresar por los demás. Un círculo, ¿comprendes? Tú siempre serás Esperanza. Tú siempre serás Mango Street. No puedes borrar lo que sabes. No puedes olvidar quién eres.
Zaira Oliver
Zaira Olivercompartió una citahace 4 meses
Un día voy a tener mi casa propia, pero no olvidaré quién soy ni de dónde vengo. Los vagos que pasen preguntarán, ¿puedo entrar? Yo les ofreceré el ático, les diré que se queden, porque yo sé lo que es no tener casa.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)