Libros
Roskva Koritzinsky

Yo aún no he visto

En los seis relatos congregados en este libro se respira una constante tensión entre lo asfixiante y lo liberador. Podría parecer que no hay nada más singular que encontrar paz en el centro de la extrañeza; sin embargo, quizás eso tratamos de alcanzar todos, en buena parte de nuestras luchas cotidianao, sólo que sin éxito. Sin embargo, los personajes que construye Roskva Koritzinsky. Con distintas formas de perseverancia, la búsqueda de la libertad, el amor, la belleza y la felicidad se abre paso mientras los misterios y catástrofes del mundo estrechan su cerco.
79 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2021
Año de publicación
2021
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Francisco Barrenacompartió su opiniónhace 2 meses
    👍Me gustó
    🎯Justo en el blanco

    Muy profundo y filosófico. Me gustó especialmente la última, "Historia sobre las manos". Y también "Yo aún no he visto el mundo". Buenos textos para reflexionar.

Citas

  • Francisco Barrenacompartió una citahace 2 meses
    La primera vez que se encontraron, ambos tenían treinta años. Había estado sentada en un pub junto con sus compañeros de clase y bebía cerveza; bronceada y sonriente y de piernas largas, se veía desvergonzadamente sana y guapa.
  • Francisco Barrenacompartió una citahace 2 meses
    Pero ¿no es la cotidianeidad un escarnio contra el amor? O, quizá más bien: ¿no es algo distinto lo que uno quiere, cuando uno descubre al otro y lo llama amor, no es justamente lo opuesto a la cotidianeidad lo que uno quiere entonces?
  • Francisco Barrenacompartió una citahace 2 meses
    había sentido joven y débil, tal como ella pensaba que la gente mayor debía sentirse, joven y débil; una humildad ante todo lo que ella no dominaba, y al mismo tiempo, sin necesidad de aprender o experimentar nada más. Había estado tan agradecida, había estado tan satisfecha. ¿Cómo seguir viviendo entonces? Había terminado con él y abandonado la pequeña familia. Había estado satisfecha, pero sabía que era demasiado joven para estar satisfecha, que no podría vivir así el resto de su vida. Por eso se había alejado de él, había querido deshacerse de la certeza de que estaba bien morir, deshacerse de la sensación de estar satisfecha con la experiencia. Quitarse eso de encima. Recuperar la angustia por la muerte. Pero nunca se había quitado de encima la sensación de vivir en tiempo extra.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)