Harper Lee

Ve y pon un centinela

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    «Ama a quien quieras pero cásate con los de tu clase»
    Fernanda Sánchez Zaragozacompartió una citahace 2 años
    Me enseñaron que nunca me aprovechara de nadie menos afortunado que yo, ya fuera en términos de inteligencia, de riqueza o de posición social;
    Fernanda Sánchez Zaragozacompartió una citahace 2 años
    Estaba casi enamorada de él. «No, eso es imposible», pensó. «O estás enamorada o no lo estás. El amor es lo único de este mundo que es inequívoco. Hay distintas clases de amor, pero todas se sienten o no se sienten».
    Julia Medinacompartió una citahace 10 meses
    onvertirse en un suave balanceo, y no veía más que pastos y vacas negras desde la ventanilla hasta el horizonte.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    «Dios mío, qué cosas he aprendido. Yo no quería que mi mundo cambiara, pero he querido aplastar al hombre que está intentando preservarlo para mí. He querido acabar con todos los que son como él. Supongo que es como un avión: ellos son la resistencia aerodinámica y nosotros el impulso, y juntos lo hacemos volar. Si nosotros somos demasiados, nos inclinamos de morro; si ellos son demasiados, nos inclinamos de cola. Es cuestión de equilibrio. No puedo vencerlo ni unirme a él…».
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    cuando más te necesitan tus amigos es cuando se equivocan, Jean Louise, no cuando tienen razón.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Los prejuicios, una palabra sucia, y la fe, una palabra limpia, tienen algo en común: ambas comienzan donde termina la razón.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    A veces, tenemos que matar un poco para poder vivir.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    cualquier hombre que tenga cabeza, brazos y piernas, nació con esperanza en el corazón.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Cuando hablabas de justicia olvidabas decir que la justicia es algo que no tiene nada que ver con las personas.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Duele, ¿verdad? Maldita sea, claro que duele. Ahora ya sabes lo que se siente».
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    —Ya ni siquiera te quiero de ese modo. Aunque te haga daño, así es.

    Sí, era ella quien hablaba, con su aplomo acostumbrado, rompiéndole el corazón en la cafetería. Bueno, él también se lo había roto a ella.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    —¿Eso es amar a tu marido?

    —Bueno, tiene mucho que ver.

    —Te refieres a perder la identidad propia, ¿no? —dijo Jean Louise.

    —En cierto modo, sí —respondió Henry.

    —Entonces dudo que me case alguna vez.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Si un hombre te dice «esta es la verdad» y tú le crees, y descubres que lo que dice no es verdad, te llevas una decepción y procuras que no vuelva a engañarte. Pero cuando te falla un hombre que ha vivido conforme a la verdad, y has creído en lo que ha vivido, te quedas sin nada. Creo que por eso estoy a punto de volverme loca…».
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Me enseñaron que nunca me aprovechara de nadie menos afortunado que yo, ya fuera en términos de inteligencia, de riqueza o de posición social; y me refiero a nadie, y no solo a los negros. Me hicieron entender que hacer lo contrario era despreciable.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    No supe lo que era el odio hasta que viví entre ustedes y vi cómo odiaban cada día. Incluso han tenido que aprobar leyes para evitar el odio.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    todo lo que sé sobre la honestidad de las personas lo aprendí aquí. De ustedes solo he aprendido a desconfiar.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    «Debe de ser como el dolor físico. Dicen que cuando no puedes soportarlo, tu cuerpo se defiende solo, te desmayas y ya no sientes nada.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    : el único ser humano en el que había confiado absolutamente, con toda su alma, le había fallado. El único hombre que había conocido al que podía señalar y decir con pleno conocimiento de causa: «Es un caballero. Es un caballero de corazón» la había traicionado, públicamente, groseramente y sin pudor alguno.
    Dulce Akaricompartió una citahace 2 años
    Los mismos derechos para todos, privilegios especiales para nadie
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)