Fernando de Rojas

La Celestina

Este ebook presenta “La Celestina”, con un indice dinámico y detallado. La Celestina es el nombre con el que se conoce desde el siglo XVI la obra titulada primero Comedia de Calisto y Melibea y después Tragicomedia de Calisto y Melibea, atribuida casi en su totalidad al bachiller Fernando de Rojas. Es una obra del Prerrenacimiento escrita durante el reinado de los Reyes Católicos; su primera edición conocida es de 1499, en Burgos. Constituye una de las bases sobre las que se cimentó el nacimiento de la novela y el teatro realista modernos y ejerció una influencia poderosa, aunque soterrada, sobre la literatura española.

Fernando de Rojas (1470 — 1541), dramaturgo español, autor de La Celestina, considerada una de las obras cumbre de la historia de la literatura española y la más importante sin duda en la transición entre la Edad Media y el Renacimiento.
237 páginas impresas

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Judith Cortéscompartió su opiniónhace 2 años
    💡He aprendido mucho

    Fue muy interesante trabajar con este libro para hacer un ensayo de la carrera, me aburrió mucho la primera mitad (para serles sinceros) de ahí para adelante me mató de risa y el final definitivamente me recordó muchísimo a Romeo and Juliet aunque algo más cómico. 🤣✨

    antonio hernandez alvarezcompartió su opiniónhace 2 meses
    👍Me gustó

    El castellano absorbe novedad en el lenguaje.

    Raziel Beristaincompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó

    Magnífica obra recomendable llena de frases sabias e históricas lamentable fin que por sucesos carnales y no purificados sus actores fueron engullidos por violenta y rapaz muerte convirtiendo la manceba de su casa su propio patibulo

Citas

    Salome Rcompartió una citahace 3 años
    Bástete, pues ya soy tuya, gozar de lo esterior, desto que es propio fruto de amadores
    elixnxmorxc_compartió una citahace 5 años
    Más vale que muera aquel, a quien es enojosa la vida, que no yo, que huelgo con ella. Avnque por al no desseasse viuir, sino por ver mi Elicia, me deuría guardar de peligros. Pero, si se mata sin otro testigo, yo quedo obligado a dar cuenta de su vida. Quiero entrar. Mas, puesto que entre, no quiere consolación ni consejo.
    antonio hernandez alvarezcompartió una citahace 2 meses
    ¡O ingratos mortales! ¡Jamás conocés vuestros bienes, sino quando dellos caresceys!

En las estanterías

    Reyi DeSand
    Clásicos
    • 9
    • 516
    Любовь Анатольевна
    Español para siempre
    • 80
    • 45
    Lorena Valerio
    Libros Lorena
    • 113
    • 7
    csruthgeorgina
    Books to be read
    • 244
    • 6
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)