Libros
Orlando Cardona Mejía

El arte de no pensar

El contenido de este libro no es filosófico, ni religioso, ni científico, ni sicológico, ni pretendo con él obtener seguidores, porque no soy adepto a ningún grupo social humano. Simplemente éste, es una constancia de lo que le ha sucedido a mi vida debido al despertar de la consciencia, adquirido después de tantos años de sufrimiento y de preguntarme, ¿por qué los seres humanos sufrimos, por qué asumimos el sufrimiento? Para mí no era obvio sufrir, no era normal, y la gente lo aceptaba como si fuera un medio para poder llegar al reino de los cielos.

Con este estado de consciencia he entendido que el origen de mi sufrimiento, era yo mismo, no eran ni mis familiares, ni mi esposa, ni mis compañeros de trabajo, ni la sociedad, ni nada externo; entendí realmente quién era yo y quién era el “supuesto yo”; que entonces éramos dos. A partir de aquel momento renuncié a todo lo que era mi identidad, a lo que aparentaba ser, a lo que creía de mí y a todo lo que la gente creía que era yo.

Así de simple; me quité toneladas de preocupaciones, responsabilidades, obligaciones, deberes, angustias, miedos, quedé desnudo frente al mundo sin mí, o sin eso que creía que era yo.

Cuando empecé a escribir este libro, no sabía para qué lo estaba escribiendo, simplemente lo hacía como una práctica de mi estado interior; pero luego con el avance de los capítulos, dilucidé que podía ser de mucha ayuda para todas las personas que no han llegado a este estado de consciencia y que siguen atadas al mundo de las tristezas y de las felicidades, al mundo de las derrotas y de los triunfos, al mundo de los sufrimientos.
150 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2017
Año de publicación
2017
Editorial
Hipertexto
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Fabio Espinosacompartió una citael año pasado
    Los humanos no somos sociales por naturaleza, porque nuestra relación con la misma especie está basada en la individualidad egoísta de la mente; lo que no sucede con los animales, aunque algunos vivan independientes
    Luis Eduardocompartió una citael año pasado
    Comprendí que vivimos en una sociedad adicta, donde hay adictos a sustancias psicoactivas (al alcohol, al cigarrillo, a la cocaína, a la bazuca, a la marihuana, al perico, a la heroína etc.), al internet, al sexo, al juego, al dinero, a trabajar, a estudiar, a la búsqueda de la felicidad, a la búsqueda del éxito, a la superación personal, al crecimiento espiritual, a la apariencia, a los deseos, a criticar, a señalar, a juzgar, a comparar, a aparentar, a competir, a odiar, a humillar, a ofender, a atacar, a menospreciar, a agredir, a herir, etc., con esto quiero decir que somos una sociedad enferma

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)