Citas de “Nueve cuentos malvados” de Margaret Atwood

Lujuria sórdida y enfermiza,
Nos quemamos. Demasiado fuego para no consumirnos
¿Probabilidades de que las cosas salgan como uno quiere? Una entre un millón.
Aun así, dos no pueden si uno no quier
icen que la absenta a la puta calienta, pero la lírica sale mucho más barata:
A los gemelos los bautizaron con los nombres de Marjorie y Martin, pues en aquella época los padres encontraban muy chic esas aliteraciones onomásticas
—Es una cita —responde Tin—. Una paráfrasis. De Walter Pater.
«La boca de mi dama en mí»... Cuánta sencillez, cuánta dulzura y franqueza.
Naveena no parece haberse percatado de que el tema de ese soneto es una mamada. Nada que ver con «La boca de mi dama en la mía»: en aquel entonces, «mí» era una referencia velada a «polla». Cuando Reynolds leyó por primera vez ese verso de la «boca» estalló en carcajadas: qué lejos de aquella visión tan pura estaba Rey, su particular lirio putrefacto.
Bueno, no llegaba a hincárselos; aunque ganas no le faltaban. En parte por el hambre que pasaba entonces y en parte porque Constance olía a pollo frito de Snuffy’s. Y porque Constance lo adoraba, se derretía como miel caliente. Qué maleable era. Podía hacer con ella lo que quisiera, colocarla como le viniera en gana, que a todo decía que sí. No sólo sí, sino «¡Ay, sí!».
b6961563611
b6961563611compartió una citahace 2 meses
Y los vampiros. Antes sabías a qué atenerte con ellos —seres hediondos, malvados, muertos vivientes—, pero ahora hay vampiros virtuosos, vampiros indignos, vampiros sexis, vampiros vestidos de lentejuelas, y ninguna de las antiguas reglas que se les aplicaban siguen siendo válidas. Antes podías confiar en el ajo, y en el amanecer y en los crucifijos. Podías deshacerte de los vampiros para siempre jamás. Pero ya no.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 3 meses
Según Tobias, las mujeres viven más porque tienen menos capacidad de indignación y toleran mejor que se las humille; al fin y al cabo, ¿qué es la vejez sino un largo historial de vejaciones? ¿Qué persona decente puede aguantar eso?
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 3 meses
Es verdad que la hemos pifiado. Pero no adrede.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 3 meses
Es un arte en vías de extinción, piensa Wilma, la galantería de acomodar a la señora en su asiento, igual que herrar caballos o emplumar flechas.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 3 meses
Ahora que ni siquiera puede tontear por internet ya no está al día de cómo se expresa la gente. La gente de verdad, la gente joven.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
Usted vivirá eternamente —repuso él, y a Wilma le sonó más a advertencia que a consuelo.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
Entonces Wilma todavía tenía una edad en la que la divertía hablar de la muerte con ligereza y demostrar así que era una abuelita animosa que tenía cuerda para rato.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
Qué emociones experimentaba la Mano, víctima de un nuevo desaire? ¿Dolor, pena o un poco de cada? Difícil saberlo tratándose de una mano.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
cree en el reciclaje, no sólo de botellas y plásticos, sino también de entes psíquicos.
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
Es un recuerdo —dice Tony—. No tiene por qué ser auténtico
Abi Cortés
Abi Cortéscompartió una citahace 4 meses
Uno puede compadecerse de alguien sólo hasta cierto punto, luego llegas a sentir que su desgracia es un acto de maldad dirigido contra ti.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)