bookmate game
Libros
Dolores Gil

Parte de la felicidad

Un domingo de septiembre la enredadera de su casa familiar se prendió fuego y, lo que podría haber sido un pequeño accidente doméstico, escaló a una tragedia terrible. Empezó así, para ella, el laberinto del duelo, del que saldría más de treinta años después, con un hijo y con la escritura de este relato. Parte de la felicidad es el primer libro de Dolores Gil, un libro único e inolvidable, que es el testimonio de una experiencia personal pero también el nacimiento de una escritora. En pocas páginas logra trazar el arco que va de la pérdida a la reparación con una prosa al mismo tiempo brutal y sofisticada, y hace de todos lo que antes era una herida privada.
39 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Vinilo Editora
Publicación original
2021

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Denisse Oreacompartió su opiniónhace 10 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo

    Hablar de la muerte y el rol de ser madre.
    Para corazones valientes.

  • Virgycompartió su opiniónhace 10 meses

    Que diferente es el ser humano ante la perdida...
    Que valientes las personas que para sanar la perdida lo puedan hacer relatando su sentir...
    Gracias por compartir tu profundo sentir y que tú con esto puedas sanar... Gracias

  • Marco Antonio Cervantescompartió su opiniónel año pasado

    Este libro es profundo y duro. Este libro es imprescindible y adorable. Sus primeras páginas deben estar en una antología de los mejores arranques de un relato. Léanlo. Ya.

Citas

  • Pao Gómez.compartió una citael año pasado
    Si no escribo este libro no puedo seguir viviendo. Me duele en el cuerpo: hace tres días me senté a terminarlo y el dolor me raja la cintura, los hombros. El cuello duro no me deja mirar a la derecha; tengo una piedra en el estómago que no puedo tragar; me duele el ceño, como si me hubieran pegado una piña que me dejó atontada. Pero si no escribo este libro no puedo seguir viviendo.
    Escribir en vez de padecer, me dice mi analista.
  • LauraGcompartió una citael año pasado
    Que si la olvidé un poco fue porque necesitaba seguir viviendo, que si no la recordé en voz alta fue porque no pude: que tuve que despegarme esa costra que me adhería a su muerte.
  • LauraGcompartió una citael año pasado
    Me gustaría pedirle que me perdone por haberla dejado ir, porque no supe qué otra cosa hacer. Que a pesar de todo, tuve que afianzarme en el corazón de la vida.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)