Sara Stridsberg

Beckomberga. Oda a mi familia

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
PREMIO DE LITERATURA DE LA UNIÓN EUROPEA 2015
Beckomberga es un hospital psiquiátrico en las afueras de Estocolmo. Cuando Jimmie Darling es admitido en él, su hija, Jackie, comienza a pasar cada vez más tiempo allí. Cuando su madre se va de vacaciones al mar Negro, el hospital se convierte en el mundo de Jackie. El médico a cargo, Edvard Winterson, lleva algunas noches a Jimmie y algunos otros pacientes a grandes fiestas en la ciudad. Nada más entrar en el coche de Edvard descorchan la primera botella de champán en el asiento trasero. «Una noche más allá de los confines del hospital te vuelve humano», dice a sus pacientes.
Beckomberga. Oda a mi familia, que recibió el Premio de Literatura de la Unión Europea en 2015, es una novela excepcional. Su autora, Sara Stridsberg, una de las mejores narradoras suecas de su generación. El hospital psiquiátrico, protagonista del libro, está ubicado en un hermoso parque cerca de un lago y adquiere dimensiones casi míticas.
“Su franca honestidad y su reconocimiento del valor de los excluidos de la sociedad hacen de este un libro audaz e inteligente que, en definitiva, invita a sacar el mayor provecho de la vida”.
Alastair Mabbott, The Herald
Este libro no está disponible por el momento.
171 páginas impresas
Publicación original
2019
Traductor
Carmen Montes

Otras versiones

Opiniones

    Ana Aldamacompartió su opiniónel año pasado

    Una novela triste, sutil, delicada y agridulce. Me deja múltiples sensaciones: de sol tibio que apenas calienta, de un atardecer lánguido y frío. En fin, de un fuego que sólo puede calentar a un solo ser, pero que podemos compartir su débil llama en medio de las tinieblas para saber que no estamos tan solos en el universo.

    Jimena Maraldacompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo

Citas

    Julieta Pinascocompartió una citahace 2 meses
    las sombras y las voces de todos los que estuvieron allí un día, ascienden y descienden en el interior como aves cautivas, y cuando cierro los ojos, me veo a mí misma y a Jim durmiendo encogidos debajo del reloj del hospital, cubiertos con aquel abrigo suyo tan deslucido. Estamos solos en el mundo, como siempre hemos estado, solos con su desgracia. En el sueño, él me rodea los hombros para que no pase frío.
    Isacompartió una citael año pasado
    Las cosas que hacen feliz a la gente nunca me han hecho feliz a mí. Y tú siempre has sido un ser libre. Nunca has necesitado un padre y nunca vas a necesitar a un hombre.
    marizamudio10compartió una citahace 2 años
    pero aquí no hay ningún futuro para él, nunca lo ha habido, él siempre ha vagado solo, con la marca de la enfermedad como un dibujo repujado bajo la piel, visible para todos salvo para él mismo

En las estanterías

    Nørdicalibros
    Nørdica
    • 249
    • 348
    Diana R. Girón
    D
    • 77
    (esc) rito de iniciación
    Lista de M
    • 36
    Martha Gama Pineda
    Mi lectura
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)