Mi prima Rachel, Daphne du Maurier
Daphne du Maurier

Mi prima Rachel

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Alejandra Arévalo
Alejandra Arévalocompartió una citahace 10 meses
Es curioso que, en momentos de crisis, nos vuelva la infancia a la cabeza como un látigo.
Pony Neón
Pony Neóncompartió una citael mes pasado
Alguna vez me veré libre de él? ¿Dentro de cuarenta o cincuenta años? O ¿me quedará en el cerebro un rastro de materia descolorida y enferma? ¿Una célula minúscula de la sangre que no se haya precipitado con sus iguales a la fuente del corazón? Tal vez cuando todo se haya hecho y todo se haya dicho no desee verme libre. Por ahora, no lo sé
Coni Serrano
Coni Serranocompartió una citahace 3 meses
–Eso es brujería –dije–. No les parecería bien hacer esas cosas.
–¡Qué tontería! ¿Por qué tienen que sufrir las mujeres? –dijo mi prima Rachel.
Coni Serrano
Coni Serranocompartió una citahace 3 meses
Las mujeres no somos así, Philip. Nos cambia el humor con el día o con la noche, a veces en un momento, igual que a los hombres. Somos humanas, ese es el fallo.
Coni Serrano
Coni Serranocompartió una citahace 3 meses
Un día, no sabía cómo, mi prima Rachel pagaría por lo que había hecho.
Coni Serrano
Coni Serranocompartió una citahace 3 meses
Juré que todo lo que Ambrose hubiera pagado en dolor y sufrimiento se lo devolvería con creces a la mujer que se lo había causado.
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Bien, eso pasó hace dieciocho años y, que yo recuerde, no volví a pensar mucho en ello... hasta hace unos días
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Me encogí de hombros y di un puntapié a la base del cadalso. No quería que Ambrose viera que me afectaba, que me llegaba al corazón y me atemorizaba. Me despreciaría. Ambrose, a sus veintisiete años, era dios de todo lo creado, principalmente de mi pequeño mundo, y lo único que deseaba yo en la vida era ser como él
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Si matáramos a las mujeres por la lengua que tienen todos los hombres seríamos asesinos
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Pero así es como mueren los delincuentes. Es una advertencia para ti y para mí, para que llevemos una vida sobria
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Seguro que Ambrose me había llevado allí por algo, para ponerme a prueba tal vez, a ver si echaba a correr o me reía o lloraba. Era mi mentor, mi padre, mi hermano, mi consejero… En fin, era todo mi mundo y siempre estaba poniéndome a prueba
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Recuerdo que, siendo niño, vi a un hombre ahorcado en el cruce de los cuatro caminos. Le habían untado la cara y el cuerpo con pez para que se conservara. No lo bajaron de allí hasta cinco semanas después, y yo lo vi la cuarta
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Es decir, si la ley los condena antes de que los mate su propia conciencia
Alejandra López
Alejandra Lópezcompartió una citahace 4 meses
Antiguamente ahorcaban a la gente en Four Turnings.

Ahora ya no
b9183049347
b9183049347compartió una citael año pasado
–Porque creo que no hay cosa más destructiva ni emoción más despreciable que los celos.
Bianca Beltrán
Bianca Beltráncompartió una citael año pasado
Es curioso que, en momentos de crisis, nos vuelva la infancia a la cabeza como un látigo
Elena Ochoa
Elena Ochoacompartió una citahace 2 años
Quiso la mala suerte que todo el condado hubiera ido de compras esa mañana y, como está mal visto que uno se esconda en un portal o se tire al agua si desea evitar a un conocido en nuestro puerto, tuve que andar acechando por las esquinas para no encontrarme de frente con la señora Pascoe y su camada de hijas.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)