Charlotte Bennet

El oscuro juego de Lucifer

    Braulio Blesscompartió una citahace 9 días
    He de reconocer que mi vida nunca fue un camino de rosas, sino más bien un sendero repleto de espinas. Todas ellas lacerantes. Nací y crecí en el seno de una familia de clase media. El taller de mi padre generaba por aquel entonces ganancias y todo nos iba a las mil maravillas, pero solo en apariencia. Mi madre fue una esposa y madre egoísta, por no llamarla literalmente un putón verbenero; se tiraba a todo aquel que quería sin tan siquiera importarle el qué dirán.
    Braulio Blesscompartió una citahace 9 días
    He de reconocer que mi vida nunca fue un camino de rosas, sino más bien un sendero repleto de espinas. Todas ellas lacerantes. Nací y crecí en el seno de una familia de clase media. El taller de mi padre generaba por aquel entonces ganancias y todo nos iba a las mil maravillas, pero solo en apariencia. Mi madre fue una esposa
    b8833163090compartió una citahace 2 meses
    Eso intento, pero me desquicia.

    Scarlet Bonillacompartió una citahace 5 meses
    Mi camino es sombrío. Labores y dolor
    me promete el agitado mar del porvenir.
    Pero, amigos, aún no quiero morir.
    Quiero vivir, para pensar, para sufrir.
    Y sé que entre penas, ansiedades y congojas
    me aguardan placeres todavía:
    a veces gozaré las armonías;
    a veces lloraré ante una visión,
    y quizás en la tristeza de mi ocaso,
    el amor lucirá su sonrisa de adiós
    Scarlet Bonillacompartió una citahace 5 meses
    Dios aprieta pero no ahoga
    Scarlet Bonillacompartió una citahace 5 meses
    Tengo la extraña manía de darlo todo en una relación. Nunca me guardo nada para mí. Me ilusiono con suma facilidad con la persona que tengo al lado y luego pasa lo que pasa
    Scarlet Bonillacompartió una citahace 5 meses
    sus halagos, porque son una manera sutil de intentar llevarte a la cama.
    La tercera y la más importante: en toda relación hay amos, sumisos, voyeurs, fetichistas…
    Scarlet Bonillacompartió una citahace 5 meses
    La primera: nunca te enamores en la primera cita, porque estarías metida en un buen lío.
    La segunda: jamás creas
    b6970389674compartió una citahace 6 meses
    el mundo estaba lleno de sádicos y yo no tenía ninguna intención de bajar a los infiernos para buscar a mi príncipe azul.
    b6970389674compartió una citahace 6 meses
    La primera: nunca te enamores en la primera cita, porque estarías metida en un buen lío.

    La segunda: jamás creas sus halagos, porque son una manera sutil de intentar llevarte a la cama.

    La tercera y la más importante: en toda relación hay amos, sumisos, voyeurs, fetichistas…
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)