Mariana Enríquez

Los peligros de fumar en la cama

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Leida Castellanoscompartió una citahace 3 años
    No es muy coherente intentar ahorcar a un muerto, pero no se puede estar desesperado y ser razonable al mismo tiempo.
    trestrececompartió una citahace 4 años
    Como vivía sola no tenía quién me señalara mi depresión o intentara levantarme el ánimo. Era lo mejor que me había pasado en años.
    Andrea Herreracompartió una citahace 2 años
    A esa edad suena música en la cabeza, todo el tiempo, como si transmitiera una radio en la nuca, bajo el cráneo. Esa música un día empieza a bajar de volumen o sencillamente se detiene. Cuando eso pasa, uno deja de ser adolescente.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 4 años
    I am terrified by this dark thing
    That sleeps in me;
    All day I feel its soft, feathery turnings, its malignity.
    SYLVIA PLATH
    Yitein Gastélumcompartió una citahace 25 días
    –Dejalo en paz. Que se vaya y listo. Nosotros limpiamos. Está borracho, no sabe lo que hace, no tenés por qué pegarle.
    Ale Gachuzcompartió una citael año pasado
    Salvo por Vanadis. Ella, con su nombre tan extraño. Mechi lo había buscado en un diccionario enciclopédico: era una variante del nombre de la diosa nórdica Freya, deidad de la juventud, el amor, la belleza, y señora de los muertos.
    Ale Gachuzcompartió una citael año pasado
    seguía con el dichoso dedo apuntando para el sur
    Ale Gachuzcompartió una citael año pasado
    –Sí que son. Yo me los traje cuando vinimos para acá. No la quise dejar porque lloraba todas las noches, pobrecita. Si lloraba con nosotros cerquita, en la casa, ¡lo que iba a llorar sola, abandonada! Así que me la traje. Ya era huesitos nomás, la puse en una bolsa y la enterré acá en los fondos. Ni tu abuelo sabía. Ni tu bisabuela, nadie. Es que nomás yo la escuchaba llorar. Tu bisabuelo también, pero se hacía el tonto.
    Claudette Sánchezcompartió una citahace 2 años
    Algunas de nosotras no habíamos cogido a los diecisiete años, un espanto; chupar pija sí, ya sabíamos hacerlo muy bien, pero coger, algunas, no todas. Nos dio un odio terrible. Queríamos a Diego para nosotras, no queríamos que fuera nuestro novio, queríamos nomás que nos cogiera, que nos enseñara como nos enseñaba sobre el rocanrol, preparar tragos y nadar mariposa.
    dianalauraaacompartió una citahace 3 años
    Reconocía el temblor en las manos, la falta de aire, esa necesidad de salir del cuerpo, ese pensar siempre en lo mismo.
    Jenny Cruzcompartió una citahace 3 años
    Los japoneses creen que, después de morir, las almas van a un lugar que tiene, digamos, un cupo limitado. Y que cuando se llegue a ese límite, cuando no quede más lugar para las almas, van a empezar a volver a este mundo. Esa vuelta es el anuncio del fin del mundo, en realidad.
    Jenni Orozcocompartió una citahace 3 años
    Hasta que apareció al lado de la cama, en mi departamento, diez años después, llorando, una noche de tormenta.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 4 años
    desesperación se huele, y ella apestaba.
    Amparo Ortegacompartió una citahace 3 días
    Y así se terminó la época en que hablábamos con los muertos.
    Ravenescompartió una citahace 8 días
    En la escuela se hablaba mucho del tema, pero nadie se lo había dicho nunca en la cara, y nosotras saltábamos para defenderla si alguien decía una pelotudez.
    Ravenescompartió una citahace 8 días
    le tenía miedo a los fantasmas y a los espíritus, le tenía miedo a todo, bah, era una pendeja estúpida.
    Ravenescompartió una citahace 8 días
    A esa edad suena música en la cabeza, todo el tiempo, como si transmitiera una radio en la nuca, bajo el cráneo. Esa música un día empieza a bajar de volumen o sencillamente se detiene. Cuando eso pasa, uno deja de ser adolescente
    Marisol Cidcompartió una citahace 9 días
    Para amargarme, mejor me quedo en casa.
    Ravenescompartió una citahace 9 días
    encargadas de atención al público, algo que Mechi no sabía hacer, ni quería hacer.
    Ravenescompartió una citahace 10 días
    Como vivía sola no tenía quién me señalara mi depresión o intentara levantarme el ánimo.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)