Libros
Luis Felipe Sauvalle

El club de los suicidas

En medio de un matrimonio en el que no logra sentirse cómodo, Bastián se debate entre aceptar o no el acuerdo económico que su hija ha arreglado para él. La disyuntiva radica en que, para el protagonista, de recibir el dinero –necesario para revitalizar su carrera— deberá allanarse a las normas de conducta de ese cuadro social: un mundillo en el que la vida que llevaba hasta ese momento no tiene cabida.
Los acertijos del corazón, los mecanismos del intelecto, los arcanos inefables de lo visceral, todo aquello marca la travesía existencial y amorosa de Bastián, quien se debate entre el sentido racional del deber y su pulsión más animal. Los sucesos se desarrollan en dos ciudades: Santiago, observada desde uno y mil ángulos y París, examinada desde la lupa del recuerdo; estas operarán como dos polos opuestos entre los que el protagonista se enfrenta contra sus fantasmas. Un club en el que participan unos pocos elegidos y del que nadie sale indemne.
134 páginas impresas
Publicación original
2020

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    b0468910155compartió una citahace 9 meses
    1
    Una lechuza aterrizó sobre el capó del sedán cuando se estacionaron, pero pronto se echó a volar. Al mirar por la ventana, en dirección a la casona, Ximena distinguió un par de leones de piedra que flanqueaban una escalinata. En cuanto se bajó Bastián miró hacia la casa, esperando que alguien lo estuviera observando pero todavía nadie reparaba en su presencia. Justo después ella abrió la puerta. Una pierna desnuda resplandeció en la noche. Ximena llevaba puesto un vestido apretado con mangas de encaje que se acomodó cuando salió del auto. Unos focos ubicados en el césped iluminaban la escalinata. Mientras subía los peldaños se ciñó del brazo de Bastián. La conversación, las risas de los invitados, todo contribuía al clima festivo que se insinuaba adentro. Ximena se detuvo y sujetó esa mano de dedos gruesos, que se llevó a la cara.

    –Si tienes dudas… –dijo ella, pero toda vacilación quedó despachada con un movimiento del mentón.

    –Ya estamos acá –le respondió.

    La escalinata culminaba en una puerta entreabierta que franquearon para llegar a un pasillo bien iluminado. Unos metros más allá los recibiría Shayla –la dama de honor– con su cara blanca y sus ojos de gata. En el momento en que entraron al hall –Bastián con las manos en los bolsillos, Ximena colgada de su brazo– escucharon unas risotadas. La muchacha se sobresaltó, pero de inmediato recuperó la compostura.

    Ajena al bullicio, Shayla les explicaba dónde se haría la ceremonia, dónde la comida, y dónde el bailoteo.

    –Van a estar súper cómodos, al ladito de la chimenea –les decía, mientras Bastián miraba al fondo buscando dónde estaría el bar.

    Ximena, con un nudo en el estómago, se preguntaba si acaso no se había puesto demasiado maquillaje. Solo respiraría más aliviada una vez que se fundiera con el centenar de invitados. A Bastián, en cambio, le costaba quedarse quieto. En medio de toda esa gente destacaban su cabello gris, sus cejas gruesas, sus ojos lánguidos y esa chaqueta de tweed casi sin forro. Ese look desarrapado era un fuero que se reservaba, tanto por su labor de profesor universitario como por su pasado como ajedrecista.

    –¿Y en qué piensas, Bastián?

    –En que somos la sal de la tierra –y sonrió.

    Ximena pronto captó la ironía: circulaban rumores de boca en boca. Un grupo de personas murmuraba, sus miradas de buitre se posaban sobre ella: calculaban mentalmente su edad y hacían la

En las estanterías

    Editorial Forja
    Editorial Forja
    • 42
    • 12
    Andrea Diaz
    Dam daram! 🎶
    • 299
    Lani Dm
    Gaby (:
    • 41
    Belén Gutiérrez
    O
    • 30
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)