Libros
Gabriela Pulido Llano,Susana Sosenski

Hampones, pelados y pecatrices

    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Estos establecimientos ofrecían la oportunidad de vivir en estrecha proximidad con otros hombres sin levantar sospechas.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Cuauhtemotzin (hoy Fray Servando Teresa de Mier)
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Un factor decisivo para la concentración en el Centro y las colonias aledañas (Guerrero, Tepito y Obrera) de espacios homosexuales, entre 1940 y 1950, fue el bajo precio de los alquileres en la zona, en particular entre 1941 y 1945, cuando se congelaron las rentas.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    la zona de tolerancia de la calle de Cuauhtemotzin,
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Monroe Wheeler (1899-1988) —funcionario del Museo de Arte Moderno de Nueva York— conoció varios cabarets capitalinos como el Salón México, del cual escribió a un amigo: “imagínate el Savoy en Harlem, pero 4 veces más grande, con un millar de gente bailando, moviéndose, besuqueándose”.28
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Otro espacio similar fue el bar La Cita, en la calle de Villalongín.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    El lugar es retratado en la novela de Rodolfo Usigli Ensayo de un crimen (1944)
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    el Club Leda, situado en la colonia Doctores, en Doctor Vértiz, número 118.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Los espacios de reunión homosexual del centro de la Ciudad de México incluían lugares cuyo giro cambiaba a lo largo del día. Si bien estos sitios abrían temprano para ofrecer desayunos, por la tarde, después del almuerzo o de la comida, los cafés se convertían en espacios de tertulia para periodistas, académicos y artistas, como el célebre Café de París (5 de Mayo y Filomeno Mata).
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    En otra parte de la novela, al describir un antro de homosexuales, El Café de Locos, en la Plaza Garibaldi, cerca del templo de Santa María la Redonda,
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Entre estos cines estaban el Cine Teresa (San Juan de Letrán, número 109), el Lux, el Actualidades (conocido como el Cineac), el San Juan de Letrán, el Princesa (San Juan de Letrán, número 50), el Cinelandia (San Juan de Letrán, número 6), el Politeama (esquina con Izazaga), el Coloso (Niño Perdido, número 41) y el Mariscala (a un lado del Teatro Blanquita).20 A lo largo del corredor Juárez-Madero y San Juan de Letrán existieron varios negocios donde los homosexuales se citaban antes o después del cine, como los escaparates de las librerías Zaplana (San Juan de Letrán, número 41), Juárez (avenida Juárez, número 102), Cristal (Pérgolas de Bellas Artes) y la de Misrachi (en frente de la librería Cristal, en los bajos de la tienda Sears), así como en las tiendas Casa de Discos en San Juan de Letrán o los pasajes comerciales y los bares de los grandes hoteles aledaños.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    de Belén.19 Era —aparte de la avenida Juárez y la Alameda— el espacio donde mejor se “ligaba”.
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Fuera de los baños y gimnasios, el espacio homosexual más grande de la Ciudad de México era la vía pública, a lo largo de la avenida de San Juan de Letrán (hoy Eje Central), en el tramo entre la Plaza Garibaldi y los Arcos de Belén.19
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    y los transfirieron a la crujía J (por jotos, donde eran recluidos los homosexuales).
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Algunos prostitutos robaban con violencia, como comprueban los archivos judiciales, la nota roja y las memorias.17
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Desde 1920 hasta principios de 1950, los espacios de esparcimiento homosexual se encontraban en el Centro. Los lugares de sociabilidad homosexual más antiguos —además de los seminarios y los cuarteles militares— eran los baños y gimnasios, en especial en la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA, por sus siglas en inglés) de la calle Balderas, donde se hospedaban turistas homosexuales estadunidenses.16
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Si bien había existido una relativa tolerancia hacia los homosexuales en las décadas de 1930 y 1940 que generó la apropiación por gays de espacios sociales y recreativos interclasiales, entre 1950 y 1960, bajo la influencia de las campañas de moralización del Estado y la Iglesia, las autoridades clausuraron bares, salones de baile y cabarets, alegando que en estos espacios se llevaban a cabo espectáculos “moralmente cuestionables”. Las campañas moralizadoras también aumentaron la vigilancia de casas de baño y censuraron el contenido “pornográfico e inmoral” de películas, publicaciones y obras de teatro.14
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Entre 1930 y 1950, según demuestra Rodríguez Sánchez, el grueso de los homosexuales detenidos eran capturados dentro del primer cuadro de la ciudad —la cuarta demarcación de policía, al suroccidente del Zócalo—, pero a partir de 1951 el número de homosexuales detenidos en esa zona disminuyó, a la vez que aumentó el número de arrestos en la tercera demarcación de policía, al noroccidente del Zócalo. Esto sugiere que, tras la clausura de la zona de tolerancia de la calle de Cuauhtemotzin, en 1939, los espacios de ligue homosexuales cercanos que incluían las cantinas de Plaza de las Vizcaínas, como El Club Verde, desaparecieron hacia 1945, para luego ser suplantados por negocios situados entre la parroquia de Santa María La Redonda, la Plaza Garibaldi y el barrio de Tepito.13
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    Luna Elizarrarás señala la complejidad con que el Estado implementaba las redadas contra prostitutas en el Centro y barrios colindantes, enumerando las diferentes dependencias que participaban: el cuerpo de Servicios Especiales de la Jefatura de Policía del DDF, el Batallón de Granaderos, los inspectores de la Oficina de Reglamentos del DDF, la Dirección de Gobernación del DDF, el Servicio Secreto de la Policía del DDF y la Oficina de Espectáculos del DDF.12
    Sócrates Ramírezcompartió una citahace 2 meses
    De los 651 individuos arrestados en la capital por prácticas homoeróticas entre 1930 y 1951, 89.1% provenía de las clases populares y tan sólo 31 sujetos se identificaron como profesionistas, empleados y estudiantes, menos de 5%, lo cual sugiere que individuos de mayores recursos lograron evadir el arresto mediante el soborno.9
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)