Pietro Citati

El mal absoluto

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
¿Existe en esta sorprendente galería de retratos un hilo que ligue al aventurero Robinson y a la lunar Jane Austen, al insondable De Quincey, al infernal Vautrin y a l'enfant terrible Pinocho, al neurótico Manzoni y al melancólico Poe, los ojos de Emma Bovary y los caballos de Leskov, los nagatampos de Salgari y las niñas de Lewis Carroll?
Sí, existe. No estamos solamente frente a un género literario en su esplendor o ante un siglo de maravillosos y enloquecidos cambios: se trata de la clarividente y lúcida mirada de
Pietro Citati. Su capacidad de “ver” sin los cristales deformadores de las ideologías, su pasión por los desafíos de la mente y los diferentes niveles de la existencia, su capacidad para dejarse habitar por la multitud de rostros y de voces que se hacinan en cada escritor y vibran en su obra, “reflejos de reflejos, ecos de ecos”.
Y por debajo de Balzac, Poe, Dumas, Hawthorne, Dostoievski,
Este libro no está disponible por el momento.
659 páginas impresas
Publicación original
2014

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Aldair Sevillacompartió una citael año pasado
    En 1817, Edward Raczynski, el joven estudioso de asuntos orientales, se casó con la segunda mujer de Potocki. En 1845, cuando había alcanzado la misma edad de su viejo amigo, cargó un pequeño mortero en el patio de su castillo de Rugalin, introdujo la cabeza en la boca del cañón y encendió la mecha. Por tanto, también el doble de Potocki se mató como Potocki, aunque, como casi siempre sucede con los dobles, con menos elegancia.
    Aldair Sevillacompartió una citael año pasado
    conversando con las señoras de historia, política, literatura y chismorreos. Ahora vestía como un campesino polaco:
    Aldair Sevillacompartió una citael año pasado
    Vivía casi a solas con su libro, que tal vez ahora le producía miedo. Ya no se le veía por los salones de Europa con su impecable frac, la corbata alta

En las estanterías

    Galaxia Gutenberg
    Galaxia Gutenberg
    • 297
    • 216
    Miguel Ángel Vidaurre
    Demoníaco
    • 13
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)