No abras los ojos, John Verdon
John Verdon

No abras los ojos

Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
dfernandez
dfernandezcompartió una citael año pasado
La pregunta recurrente era si había cambiado demasiado pronto su placa de detective de primera clase por las tareas de horticultura de un aspirante a hacendado.
Emmanuel Iribarne
Emmanuel Iribarnecompartió una citahace 2 años
dependía de la medicación para ser simplemente difícil y no absolutamente imposible. Era desenfrenada, narcisista, promiscua, maquinadora, viciosa. Adicta a oxicodona, oxicontina, éxtasis y cocaína, crac. Una mentirosa de campeonato. Peligrosamente precoz. Horriblemente sintonizada con la debilidad de otras personas e impredeciblemente violenta.
Gabriela Mónico
Gabriela Mónicocompartió una citahace 3 años
Aunque ahora fuera técnicamente un fugitivo, ese hecho —como su nombre en el mundo, el nombre por el cual la gente común lo conocía— era secundario respecto a su verdadera identidad.
Gabriela Mónico
Gabriela Mónicocompartió una citahace 3 años
Ningún hombre es garante fiable de su propia cordura.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)