es

Edmundo Paz Soldán

    Lidia Alvarezcompartió una citahace 7 meses
    Cheung se mostró dispuesto a hablar conmigo. Debía viajar a Phoenix.

    Tony Kasinsky

    Crees que me falla la cabeza, lo noto por tu tono burlón.
    callmecleocleocompartió una citahace 7 meses
    Path of the Future sería una religión inverosímil hasta que la adoptáramos
    callmecleocleocompartió una citahace 7 meses
    Alan Turing, John von Neumann, Ada Lovelace, C
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    1. A los robots no les importa un carajo si vives o mueres.

    2. Los robots no quieren tener sexo contigo. ¿Me estás escuchando, Japón?

    3. ¿Puedes contar solo hasta tres? Es un milagro que hayas sobrevivido lo suficiente como para poder construirnos. Ahora te puedes marchar.
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    Salí en busca de la letrina y me golpeó la humedad. Los mosquitos habían dibujado ronchas en mis piernas. Las estrellas respiraban. Un murciélago aleteó cerca de mi cabeza, un perro ladró furioso cuando encendí la linterna.

    Volví al cuarto. Mi vecina lloraba.
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    A lo lejos se oyen aullidos; mi abuela los oía en la madrugada y decía que se acababa de morir alguien.
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    Mi Erin, ¿vería pacaranas y arcángeles entre las nubes y las plantas, una pagoda lisérgica emergiendo entre los mosaicos repetitivos del patio? ¿Habría un lenguaje de las altas esferas, un código oculto que le permitía dialogar con otros robots sin que yo lo supiera?
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    «La soledad no te la da el lugar sino tu estado mental». También quisieron saber si no le daban miedo las extrañas ondas de radio provenientes del sistema Alfa Centauri captadas por el observatorio de Guizhou, y él respondió: «Más miedo me daría saber que estamos solos».
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    A veces le habían vibrado los oídos en la Tierra, sobre todo desde que le instalaron detrás de una oreja el chip para llamadas; se había convertido en algo normal la aparición de ruidos fantasmas por culpa del ingreso de la tecnología en el cuerpo, como si uno recibiera de pronto llamados de otra dimensión, de espectros inoportunos que no se daban a conocer;
    Alicia M. Marescompartió una citahace 7 meses
    En ese reino sumergido los peces se derramaban sobre él, y desde el suelo pedregoso los corales se estiraban y unas ramas verdinegras se desprendían como tirantes elásticos hacia la superficie. Todo tan hermoso que hubiera querido desacelerar el tiempo, dejar que esos instantes se alargaran en la contemplación del paisaje
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)