es

Jon Sobrino

Citas

Francisco Samourcompartió una citael año pasado
No se vive más en plenitud por vivir menos en las condiciones de la existencia histórica. No es así como se refleja lo que hay de triunfo en la resurrección de Jesús, sino de modo muy distinto. Pablo lo afirma programáticamente en su confrontación con los corintios. Proclama la supremacía del amor. Y ese amor es crucificado, como el de Jesús. En definitiva, la forma de vivir con ultimidad en la historia es el seguimiento de Jesús, lo cual Pablo proclamará más que en palabras en su propia forma de vivir.
Francisco Samourcompartió una citael año pasado
Mis compañeros jesuitas fueron brutalmente asesinados. Triunfó la muerte sobre la justicia y la verdad. Y preguntas si en eso veo algo de positivo. Mi respuesta es que sí. Los victimarios no producen verdad ni amor, obviamente. Pero las víctimas pueden producir verdad y esperanza. Lo voy a intentar explicar primero con una cita de un teólogo alemán, y después con lo que pude presenciar en una iglesia salvadoreña dos meses después del asesinato de Rutilio Grande.
Francisco Samourcompartió una citael año pasado
La cita es de Jürgen Moltmann, que probablemente ya he usado: «No toda vida es ocasión de esperanza, pero sí lo es la vida de Jesús, quien, por amor, fue asesinado». Indudablemente, la frase da lugar a muchas y muy diferentes reacciones: admiración, duda, cuestionamiento. A mí, ¡qué le vamos a hacer!, la frase de Moltmann me recuerda lo mejor que he visto: dar la propia vida por la vida de otros. Darla pudiendo uno guardársela para sí.

Los añadidos a esta afirmación de Moltmann son infinidad. Ciertamente, hay que trabajar y desvivirse para que nadie en este mundo, nadie, sea víctima, ni lentamente por causa del hambre, de la indignidad, de la exclusión, ni violentamente a manos de desalmados y, peor aún, a manos de ejércitos, cuerpos de seguridad, escuadrones de la muerte... Que eso sea ocasión de esperanza es utopía grande. Y también es verdad que por la vida de los otros hay que luchar siempre, sin ingenuidad, sin ignorar que algún riesgo hay que correr. Es «el precio a pagar». Pero ahí quedan las palabras de Moltmann. Yo no me atrevo a eliminarlas, sino a ponderarlas.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)