es

Carl Gustav Jung

    Sebastián Rodríguezcompartió una citahace 2 años
    Nuestro estar presos y limitados por la psique ha provocado en nosotros una impresión tan honda que estamos dispuestos a aceptar que en la psique existen cosas de las que no tenemos conocimiento. Esas cosas son lo que llamamos «lo inconsciente».
    Alejandro Ramoscompartió una citahace 2 años
    La progresión de la libido consistiría, por consiguiente, en la continua satisfacción de las exigencias planteadas por las condiciones ambientales.
    Kenny Guevara Echevarríacompartió una citael año pasado
    Para ser consciente de mí mismo debo poder diferenciarme de los otros. Únicamente donde existe esta diferenciación puede tener lugar una relación.
    Mayra Yamincompartió una citahace 9 meses
    Este mundo solamente es vacío para aquel que no sabe dirigir su libido a las cosas y personas para hacérselas vivas y bellas.
    Mayra Yamincompartió una citahace 9 meses
    sas y personas para hacérselas vivas y bellas. Lo que, por tanto, nos obliga a crear un sustituto a partir de nosotros mismos no es la carencia exterior de objetos, sino nuestra incapacidad de abrazar amorosamente algo que está fuera de nosotros.
    Ana Vallecompartió una citahace 6 meses
    la belleza y la verdad de la fuerza amorosa se pone de manifiesto tanto más plenamente cuanto mayor cantidad de instinto sea capaz de contener
    Ana Vallecompartió una citahace 6 meses
    por lo general, predomina el instinto con su oscura pasión o su chispeante fuego de paja.
    Ana Vallecompartió una citahace 6 meses
    a lo más poderoso en la psique se le llamó desde siempre «Dios». Se crea o no en Dios, se admire o maldiga, siempre aparece la palabra «Dios» en la lengua. Siempre y en todas partes se llamó «divino» a lo que posee la máxima potencia psíquica. Sin embargo, «Dios» siempre es contrapuesto a las personas y se lo diferencia expresamente de ellas. El amor, con todo, es algo común a ambas partes.
    Ana Vallecompartió una citahace 6 meses
    El amor es siempre un problema, con independencia de la edad de la persona de quien se trate. En la etapa de la infancia el problema es el amor de los padres; para el anciano el problema es lo que ha hecho con su amor. El amor es una de las grandes potencias del destino que se extienden desde el cielo hasta el infierno.
    Ana Vallecompartió una citahace 6 meses
    No hay que dejarse confundir por las obras de Dios. Que el sublime absurdo o la absurda sublimidad del acontecer nos sirva para el asombro filosófico.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)