es

Meyer Marissa

    Myrecompartió una citahace 7 meses
    –Eso no fue lo que dije –exhaló Cath.

    –Lo sé, pero estoy deseando que haya sido lo que sentiste –él se pasó la lengua por los labios, un movimiento pequeño y cruel que provocó en Cath un cosquilleo en sus propios labios–. No puedo dejar de pensar en ti, Lady Catherine Pinkerton de la Ensenada de la Tortuga de Piedra. Lo he intentado, pero es en vano. Me has cautivado desde la primera vez que te vi en aquel vestido rojo, y no sé qué hacer respecto de ello, salvo emplear todas las habilidades a mi disposición para tratar de cautivarte yo también.
    b1775028062compartió una citahace 6 meses
    Bang. Su madre estaba muerta.
    Bang. Su padre.
    Bang. Evie…
    b9372462014compartió una citahace 5 meses
    Era atracción, lisa y llana. Eran las hormonas. Era… la biología.

    LA BIOLOGÍA!!😂

    Joss11compartió una citahace 2 meses
    –Lo sé –murmuró contra su cabello–. Lo sé, criatura dulce y peligrosa. Pero ahora estás a salvo. Yo te protegeré.
    Yeruby Martínezcompartió una citahace 2 meses
    De pronto observó que estaba llorando, sin saber cuándo habían empezado a brotar las lágrimas. Las manos de Thorne encontraron sus codos, con ternura y suavidad. Esperó que la tomara entre sus brazos y la estrechara contra su pecho cálido y seguro. Anhelaba que lo hiciera.

    Pero en lugar de eso, él la sacudió. Fuerte.

    —¡Basta!

    Cress se sobresaltó.

    —¿Cuál es la principal causa de muerte en el desierto?

    Ella parpadeó, y otra lágrima tibia resbaló por su mejilla.

    —¿Qué?

    —La primera causa de muerte en el desierto. ¿Cuál es?

    —¿Des… deshidratación? —preguntó ella, recordando la lección de supervivencia básica que él le había dado mientras llenaban sus botellas de agua.

    —¿Y qué hace el llanto?

    —¿Deshidrata? —preguntó después de unos instantes.
    b7987207488compartió una citahace 15 días
    –Soy un felino orgulloso, no una bestia de carga.
    Renata Alvear López 3Bcompartió una citahace 20 días
    -No fue mi intención ofenderte. Una carcajada como esa vale más que el oro para un hombre de mi condición. Haré que el objetivo de mi vida sea volver a oír ese sonido. Si te place, todos los días. No... dos veces por día, y por lo menos una vez antes del desayuno. Un joker real debe proponerse las más altas metas.
    b8418851227compartió una citahace 5 meses
    Mi sombrero no es lo único mágico que tengo
    oricompartió una citael mes pasado
    –¡No quiero ser la Reina! Quiero… no lo sé. Si quizás alguna vez me caso, quiero que haya romance y pasión. Y quiero enamorarme –Cath echó un poco de té en una taza, molesta con el temblor de sus manos. Tenía el rostro sonrojado, por hablar del Rey, por las noticias del Jabberwocky.

    Pero más que nada, lo sabía, por el sueño.

    Romance. Pasión. Amor.

    Jamás los había experimentado, pero se imaginó que sentiría lo mismo que en aquel sueño. Como lo que sintió con el Joker, con sus sonrisas imprevistas y sus comentarios ingeniosos. Sentía que podía hablar con él durante horas, días, meses y años, y jamás cansarse de ello.
    Karla Cancholacompartió una citahace 2 años
    –¡Oye! –le dijo serio y dulce al mismo tiempo-. Tú eres mi princesa, ¿de acuerdo? Siempre vas a ser mi princesa, no importa cuál haya sido tu origen ni con quién se haya casado tu papá.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)