es

Robert William Chambers

Robert William Chambers (Brooklyn, 1865 — 1933) fue un escritor de literatura de terror y misterio. En 1894 publicó su primer libro, In the Quarter, un muestrario de escenas de la vida bohemia a la manera de Murger o Du Maurier basadas en las notas que tomó en París.
En 1895 publicó su segundo libro, The King in Yellow ("El Rey de Amarillo"), en el que combinaba nuevos retratos parisienses con originales historias de fantasía y terror que tuvieron un enorme éxito. Ahí empezó su carrera literaria y su continua y pasmosa variación de temas y estilos. En The Maker of Moons (1896) y The Mystery of Choice (1897) siguió aún la estela de "El Rey de Amarillo", pero en The Search of the Unknown (1904) se decantó más bien por la ficción científica.
Después escribió un sinfín de novelas históricas, relatos de detectives y novelas rosa ambientados en la alta sociedad de Nueva York. No necesitaba ese dinero para vivir y lo invirtió en sus muchas y onerosas aficiones: coleccionar mariposas, muebles, porcelana japonesa, alfombras y arte chino, y plantar árboles en la hacienda de 800 acres de su familia. Se dice que llegó a plantar, con sus propias manos, más de 20 000. Todo eso parecía importarle mucho más que la reputación literaria. Que la crítica lo despreciase e ignorase ni mucho menos le quitaba el sueño. Como dijo en cierta ocasión: «¡Literatura! ¡Esa palabra me pone enfermo!»

Lovecraft debió considerar lamentable que aquel que había apuntado a lo más alto del terror cósmico con sus primeros cuentos se rebajase después a escribir folletines para las masas. En una carta a Clark Ashton Smith se refirió a Chambers como un «titán caído».

Robert W. Chambers murió el 16 de diciembre de 1933, a los sesenta y ocho años.
vida del autor: 26 Mayo 1865 16 Diciembre 1933

Citas

Oswaldo Javier Valerdi Laracompartió una citael año pasado
puedo olvidarme de Carcosa donde estrellas negras lucen en los cielos; donde las sombras de los pensamientos de los hombres se alargan en la tarde, cuando los soles gemelos se hunden en el lago de Hali; y mi memoria cargará para siempre con el recuerdo de la Máscara Pálida.
Oswaldo Javier Valerdi Laracompartió una citael año pasado
Constance lo miraba con profunda aprobación en sus hermosos ojos.
Oswaldo Javier Valerdi Laracompartió una citael año pasado
Allí estaba el cráneo.

Opiniones

Mcompartió su opiniónhace 2 meses
👍Me gustó

Miedito 4 se 5 , par la tardecita

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)