Pablo Escalante Gonzalbo

    L Acompartió una citahace 2 años
    Las formas de abasto en los hogares también sufrieron modificaciones con la aparición de las modernas tiendas de autoservicio, los supermercados, que ahorraban tiempo y brindaban comodidad. Primero fue Sumesa, cadena que a mediados de los cuarenta abrió los cinco primeros locales en la Ciudad de México en colonias como Anzures, Polanco y la del Valle. Poco después y ante la aceptación de estas nuevas formas de adquisición, se sumarían otras grandes cadenas: Aurrerá, Comercial Mexicana y Gigante abrieron sus puertas y pusieron a la venta todo tipo de mercancías, combinando la venta de víveres con la de ropa, calzado, farmacia, ferretería y artículos diversos para el hogar.
    L Acompartió una citahace 2 años
    En los nuevos supermercados además de verduras, carnes, pescados, embutidos y
    L Acompartió una citahace 2 años
    abarrotes podía adquirirse comida procesada, enlatada o en polvo, lo que traía consigo la sensación de ingresar en la vida moderna.
    L Acompartió una citahace 2 años
    especial la Ciudad de México que de un millón y medio de habitantes en 1940 había pasado a cuatro millones en 1957,
    Verónica Noyolacompartió una citahace 2 años
    Los pescadores navegaban en canoas hechas con troncos ahuecados y también sobre balsas; éstas se hacían con el procedimiento de amarrar juntos varios troncos bajo los cuales se colocaban calabazas vacías como flotadores
    Verónica Noyolacompartió una citahace 2 años
    Muchas otras tareas distintas de la agricultura tenían sus técnicas y medios específicos, como la obtención de sal, el curtido de pieles, la apicultura, la tala de árboles y otros más
    Verónica Noyolacompartió una citahace 2 años
    Los campesinos solían salir al alba a trabajar la tierra, después de haber tomado algún tipo de atole o posol, y quizá una ración de pulque en las regiones y temporadas más frías.
    Verónica Noyolacompartió una citahace 2 años
    Hacia el mediodía bebían agua o más posol de sus cantimploras de guaje, cuyo ori‍
    Verónica Noyolacompartió una citahace 2 años
    orificio se tapaba con un olote, y comían totopos o pinole. A este refrigerio se le llamaba itacate (itácatl).
    churritos con chilecompartió una citahace 2 años
    Sobrevivir en el siglo XIX significaba haberse librado de las enfermedades de la niñez, las epidemias que rondaban siempre y las peores consecuencias de la pobreza. Tanto hombres como mujeres resintieron las guerras de Independencia, de Texas, de los pasteles, de la invasión norteamericana, de la intervención francesa, más innumerables pronunciamientos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)