Lucía Guerra

    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    Ya a partir de la primera novela escrita por una mujer latinoamericana (Sab, 1841, de Gertrudis Gómez de Avellaneda), el régimen patriarcal es sinónimo de opresión y mutilación para una subjetividad que, desde su situación subordinada, busca una realización para su existencia. Las protagonistas influidas por todo un aparataje cultural que las ha hecho creer que “las mujeres nacieron para amar y ser amadas” sienten que el matrimonio indisoluble las condena a “una muerte en vida”, y la casa, como el espacio cerrado de los códigos patriarcales, deviene en símbolo de una existencia condenada a la hermeticidad.
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    bien en Ifigenia (1924), de la escritora venezolana Teresa de la Parra, empieza a esbozarse el cuerpo de mujer como cuerpo de la escritura, María Luisa Bombal es la primera novelista latinoamericana quien, a partir de la topografía del cuerpo, elabora un discurso de la sexualidad femenina y un imaginario que, hasta esa época, correspondía a “lo indecible” y “lo ininteligible” en un mecanismo que atribuía la castidad a la mujer burguesa.
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    En un proceso de apropiación de los arquetipos, María Luisa Bombal los reelabora otorgándoles un significado diferente. Si bien perdura el vínculo de la mujer con la naturaleza, la autora, a través de la tríada Mujer-Naturaleza-Saber, elabora el cuerpo de mujer no ya sólo como sitio del Deseo, sino también como un modo de acercarse a la realidad y producir un tipo de conocimiento y una epistemología fuera de los paradigmas creados por una cultura hegemónica de carácter patriarcal.
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    Su rápido e irreverente vistazo a los cientos de volúmenes de la biblioteca, verdadero cuartel de la imaginación masculina, la hace afirmar que aparte de las trabas sociales y económicas que ha enfrentado la mujer que desea ser escritora, se da el hecho de que carece de una identidad propia, pues siempre ha sido dicha e imaginada por los hombres. Razón por la cual en la literatura se han dado silencios y espacios en blanco con respecto a los valores y discursos pertenecientes a la mujer misma.
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    Al preguntarle si Victoria Ocampo o Virginia Woolf habían tenido alguna influencia en su obra, respondió: “No me inspiró para nada el feminismo porque nunca me importó. Sí leía mucho a Virginia Woolf, pero porque sus conceptos los hacía novelas y no daba sermones. Nunca fui amiga de Victoria Ocampo, ella era mi editora y fue generosísima conmigo. (…) Ella era tan solemne, tan gran señora y yo estaba en otra onda, como dicen ahora. Además, no sentía que la mujer estaba subordinada, me parece que cada una siempre ha estado en su sitio, nada más” (Obras, p. 341). Este entrecruce de la transgresión y la claudicación al régimen patriarcal de la época resulta fundamental para comprender sus textos.
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citahace 9 meses
    María Luisa Bombal es la primera escritora latinoamericana que inscribe lo que, hasta entonces, había sido silenciado: la sexualidad de la mujer desde una perspectiva femenina. Inaugura, así, un nuevo imaginario donde se legitima la topografía del placer en un cuerpo desnudo que, en última instancia, representa el despojo de las convenciones sociales que imponían a la mujer burguesa los cercos de la castidad.
    Betina Barrios Ayalacompartió una citahace 6 meses
    La ciudad manifiesta la aspiración más grande de la humanidad hacia el orden y la armonía, tanto en un sentido social como arquitectónico.
    Betina Barrios Ayalacompartió una citahace 6 meses
    Espacio que contrasta con el espacio vivido y diferencial de la experiencia cotidiana.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)