Harold Segura

  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    La interrupción del ciclo de la violencia comienza con sanar nuestro propio corazón.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Es, además, un recordatorio de que el nivel de razonamiento de los niños y las niñas antes de los doce años es concreto, directo y lineal.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Si hablamos de ternura, no nos queda más remedio que encarnarla en nuestro cuerpo, para que ellos y ellas la comprendan desde el suyo.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    El afecto físico es una condición necesaria para construir la sensación de seguridad, la cual resulta vital para el desarrollo integral de toda persona, de manera especial en la infancia temprana.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Se ha demostrado científicamente que el afecto con ternura, solo a nivel físico, promueven el crecimiento, el desarrollo del sistema inmunológico, mejora el estado de ánimo y hasta estimula el buen desempeño escolar, entre otras evidencias físicas.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Cuanto más nos guste la vida y disfrutemos de ella, de lo que somos, hacemos y de las personas que nos rodean, probablemente tendremos más sensibilidad y más disposición de dar afecto con ternura.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Es reconocer que las personas no solo son cerebros que hay que llenar con ideas, sino también corazones desbordantes de sentimientos, los cuales podemos abonar con ternura.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    Generar un entorno de ternura es proveer seguridad, la necesidad más básica de la niñez.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    El cuidado no solo tiene que ver con la protección sino también con el deseo de vincularse con todo.
  • Daniel Guevaracompartió una citael año pasado
    La ternura que usted y yo, como personas adultas, les demos a los niños y niñas es la forma en que ellos y ellas van a ir comprendiendo el amor de Dios. Somos la manifestación concreta de ese ser abstracto del cual les hablamos, y al cual les invitamos a amar y a que se sepan amados y amadas por él.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)