es

Karl Rahner

Libros

Citas

Josué Osbournecompartió una citahace 10 meses
La Navidad significa que Él ha venido, que Él ha iluminado la noche. Que Él ha convertido la noche de nuestras tinieblas, la noche de nuestra ignorancia, la noche terrible de nuestras angustias y desesperanzas en una noche buena, en una noche santa. El momento en que esto pasó, de verdad y para siempre, debe seguir siendo una realidad, gracias a esta fiesta, también en nuestros corazones y en nuestro espíritu
Josué Osbournecompartió una citahace 10 meses
Por nosotros mismos seríamos un simple puntito de luz en medio de unas tinieblas inmensas que harían de él algo más terrible todavía; seríamos como una cuenta que nunca se salda, unos seres arrojados en el tiempo en el que todo se desvanece, constreñidos a existir sin haber sido consultados, abrumados de trabajos y desengaños, atormentados y castigados por la propia culpa, seríamos unos seres que empiezan a sufrir la muerte en el momento mismo en que nacen, inseguros y perseguidos, distrayéndonos y engañándonos como niños con esas cosas a las que llaman el lado bueno de la vida, pero que en realidad no son sino una manera refinada de que el martirio y la tortura de la vida no terminen demasiado pronto.
Josué Osbournecompartió una citahace 10 meses
No es que haya dejado de ser la eterna Palabra de Dios, con todo su Señorío y Santidad insondables. Pero se ha hecho verdaderamente hombre. Y ahora le importa, le interesa de manera especial este mundo y su destino. Ahora el mundo ya no es solo su obra, sino un trozo de sí mismo. Ahora no se limita a contemplar su discurrir, sino que está también dentro de él y siente lo mismo que nosotros, ahora le ha caído encima nuestro destino, nuestras alegrías, nuestros lamentos. Ya no necesitamos buscarlo en la infinitud del cielo, donde nuestro espíritu y nuestro corazón se pierden sin rumbo; ahora él está también en nuestra tierra, en la que no se concede ningún privilegio sino que comparte la misma suerte que todos nosotros: hambre, cansancio, enemistad, una muerte temida y patética. Por inverosímil que pueda parecer, la infinitud de Dios ha asumido la limitación humana; la santidad, la tristeza mortal de la tierra; la vida, la muerte.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)