bookmate game
es

Hermann Sudermann

  • Brayan Alexander Granadeño Martínezcompartió una citael año pasado
    El que lo conducía poco se preocupaba del paisaje que lo rodeaba: sumido en sus pensamientos, permanecía sumido en su rincón, y sólo se enderezaba a ratos, cuando las riendas amenazaban escaparse de sus manos indolentes.
  • Mariannacarocompartió una citahace 5 meses
    —¿Amas a alguien?—me preguntó.

    Yo me ruboricé y sacudí la cabeza.

    —¿Cómo puedes entonces sentirlo en el fondo de tu corazón?

    —Sin duda eso me ha caído del Cielo—respondí bajando los ojos hacia el suelo.—Pero, en todo caso, amaría de diferente manera que vosotros. No me sumiría en el desaliento, no huiría vergonzosamente como lo haces tú, diciendo: «¡Más vale así!» Pondría para vencerla, todo el ardor de mi alma, para conquistarla, toda la fuerza de mis brazos. La atraería hacia mi pecho y me la llevaría, ¡poco importa adónde! en la no
  • Mariannacarocompartió una citahace 5 meses
    —¿Amas a alguien?—me preguntó.

    Yo me ruboricé y sacudí la cabeza.

    —¿Cómo puedes entonces sentirlo en el fondo de tu corazón?

    —Sin duda eso me ha caído del Cielo—respondí bajando los ojos hacia el suelo.—Pero, en todo caso, amaría de diferente manera que vosotros. No me sumiría en el desaliento, no huiría vergonzosamente como lo haces tú, diciendo: «¡Más vale así!» Pondría para vencerla, todo el ardor de mi alma, para conquistarla, toda la fuerza de mis brazos. La atraería hacia mi pecho y me la llevaría, ¡poco importa adónde! en la noche, al fondo del desierto, si el sol se negaba a alumbrarnos, si ninguna casa quería darnos el abrigo de techo. Preferiría morir de hambre con ella a la orilla del camino, a implorar al mundo que quiere separarme de ella. Eso es lo que haría, Roberto, si me hallara en tu lugar, y, si estuviera en el lugar de Marta, me echaría a tu cuello riéndome y te diría: «Ven, mendigaré para ti si no tienes pan, te daré mi seno para reposar tu cabeza si no tienes cama, y bañaré tus heridas con mis lágrimas, sufriré mil muertes por ti, dando gracias a Dios, al Señor, de poder hacerlo. ¿Ves, Roberto? ¡así es cómo me represento el amor y no como no sé qué sentimiento mezclado, en el que entra el temor de una suegra y el horror de los intereses atrasados!»
  • Mariannacarocompartió una citahace 5 meses
    Por qué no has aprendido a echarte a su cuello cantando, desde que vuelve a su casa y, con la sonrisa en los labios, a borrar con un beso las arrugas de su frente? Aún más, ¿por qué te faltan el orgullo y la fuerza? ¿Por qué no puedes decirle: «Refúgiate a mi lado; si tu corazón tiembla, en mí encontrarás nuevas fuerzas, velaré sobre ti y sostendré tus pasos.»
  • Missa Peñacompartió una citahace 10 meses
    cuyo argumento es puro, como una corriente de agua cristalin
  • Samuel Ignacio Arévalo Muñozcompartió una citaanteayer
    Aprendía con Tasso a sentirme miserable y sublime; sabía lo que Manfredo iba a buscar a las heladas cimas de los Alpes; me lamentaba con Tecla de la felicidad terrestre de la cual yo había gozado, de la vida y del amor, que habían concluido para mí. Pero, por sobre todo, Ifigenia era mi heroína y mi ideal.
  • Sam Floriancompartió una citahace 9 meses
    mi vida está en reposo
  • marialucarellimariacompartió una citahace 5 meses
    cabriolé de médico de campo
  • Eliza Moralescompartió una citahace 5 meses
    ruina, y no soy dueño de mis
  • Eliza Moralescompartió una citahace 5 meses
    El joven luchaba por tomar una determinación. Al fin, volviendo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)