Gonzalo Moure Trenor

Gonzalo Moure Trenor nació en Valencia en 1951. Su madre, una lectora compulsiva, le transmitió el amor por los libros. Comenzó la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, militó en partidos de izquierdas y, durante algún tiempo, fue encarcelado por razones políticas. Finalmente abandonó la carrera y empezó a trabajar como periodista, fundamentalmente en radio. En los años 70, trabajó durante algún tiempo en Radio Popular de Valencia, y más tarde dirigió una pequeña emisora en Galicia. Fue guionista de televisión y colaboró en prensa especializada en música popular, entre otras ocupaciones. Dicha labor de periodista la abandonó en 1989 para dedicarse a la literatura. En 1991 publicó su primera novela, Geranium, la cual fue incluida en la Lista de Honor del IBBY. Dos años más tarde repitió distinción por El alimento de los dioses. También en 1993 recibió el Premio Jaén de Literatura por ¡A la mierda la bicicleta!, galardón que repitió en 1999 por El bostezo del Puma. Moure se acercó al público infantil con Lili libertad, con el que obtuvo el Premio El Barco de Vapor de 1995, mientras que El síndrome de Mozart le valió el Premio Gran Angular de literatura juvenil en 2003. El Premio Ala Delta, el Premio Primavera, el de la Crítica de Asturias y varios White Raven también se cuentan en su currículo. En 2017 fue galardonado con el Premio Cervantes Chico, que reconoce la labor de autores de Literatura Infantil y Juvenil. Además de escribir, Gonzalo Moure imparte charlas en bibliotecas, clubes de lectura, colegios e institutos. Ha participado en diversos congresos de Literatura Infantil y Juvenil, tanto en España como fuera de ella. Sus obras tienen en cuenta problemas sociales como el analfabetismo, la discriminación o la exclusión social, además de fijarse en la relación entre padres e hijos.  En 2017 fue galardonado con el Premio Cervantes Chico «por la extraordinaria calidad literaria del conjunto de su obra y por su amplia y brillante trayectoria profesional».

Citas

Josué Osbournecompartió una citael año pasado
No hay nada tan expresivo como la cara de un niño pequeño: la boca abierta en una mueca desesperada, los ojos apretados, la piel enrojecida por el esfuerzo... y qué gritos.
Josué Osbournecompartió una citael año pasado
Recuerdo que ella dijo –o gritó, porque con la capota quitada había que levantar la voz para entenderse– que en el campo no puedes preferir unos olores a otros. Tenía razón: aspirar embelesado el olor de la hierba y torcer la nariz ante
Verónica Juárezcompartió una citael año pasado
Leer es juntar las letras que hay en una pared o en una hoja de papel y formar palabras con ellas. Las palabras juntas significan cosas que antes han sido el pensamiento de otra persona que sabía escribir.

Opiniones

sqv8wb4wbcompartió su opiniónhace 9 meses
👍Me gustó
🐼Adorable

Luz Mediecompartió su opiniónel año pasado
👍Me gustó
🐼Adorable

  • Gonzalo Moure Trenor
    Lili, Libertad
    • 74
    • 8
    • 2
    • 4
    Libros
  • Josmary Pirelacompartió su opiniónhace 2 años
    🔮Profundo
    👍Me gustó
    🐼Adorable

  • Gonzalo Moure Trenor
    El síndrome de Mozart
    • 30
    • 1
    • 3
    • 7
    Libros
  • fb2epub
    Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)