Claudia Celis

  • Yaz Arreolacompartió una citahace 9 meses
    Entonces no rompa esa fotografía, mejor guárdela y mírela de repente. Cuando una persona ha significado mucho en nuestras vidas, para bien o para mal, y se ha ido, no debemos tratar de encerrarla en el olvido, porque el olvido tiene una puerta que se abre cuando menos lo esperamos y nos lanza los recuerdos como caballos salvajes que nos patean el alma. Aprenda a domar el recuerdo de esa muchacha. Los recuerdos domados no lastiman... Supongo que algo bonito, digno de recordar, le habrá dejado
  • Yaz Arreolacompartió una citahace 9 meses
    vivir realmente la vida, el tomar en serio la responsabilidad de vivir nos exige mucho más que respirar y comer. Es nuestro deber superar los obstáculos y seguir adelante. Comprendo su pena, pero usted no está solo, nos tiene a nosotros, que lo queremos tanto... Me tiene a mí, que lo quiero como a un hijo
  • Andrea Zentenocompartió una citael año pasado
    Cuando una persona ha significado mucho en nuestras vidas, para bien o para mal, y se ha ido, no debemos tratar de encerrarla en el olvido, porque el olvido tiene una puerta que se abre cuando menos lo esperamos y nos lanza los recuerdos como caballos salvajes que nos patean el alma.
  • b8522488731compartió una citael año pasado
    particular forma de hablar, le decía
  • b8522488731compartió una citael año pasado
    decía:
    —Dotor, ¿ya tocamos

    Aqui

  • renteriamariana75compartió una citahace 2 años
    Lo único que puedo decirle es que a las personas que amamos hay que aceptarlas tal como son, con sus cualidades y sus defectos.
  • renteriamariana75compartió una citahace 2 años
    no quiero volver a ver en su rostro ninguna señal de envidia. Para usted tenemos reservados nuestros anillos de bodas. Desde hace mucho, Chabelita y yo acordamos que estos serían para nuestro hijo consentido…
  • renteriamariana75compartió una citahace 2 años
    —Debe ser porque la vida fue cruel con ella al arrebatarle a sus seres queridos cuando más los necesitaba; ahora que nos tiene a nosotros, inconscientemente, siente temor de perdemos —me decía mi tío cuando le comentaba esta actitud de Alejandra que yo no comprendía.

    Mi tía Chabela se convirtió en su amiga, su cómplice, su madre. Todos los fines de semana Alejandra y yo veníamos a San Miguel y ellas disfrutaban mucho el estar juntas. Mi tío decía que yo no había podido elegir mejor, que si a él le hubiera tocado el papel de ser el dictaminador mundial para elegir a la mujer superior, mi tía Chabela y Alejandra habrían empatado en el primer lugar.
  • renteriamariana75compartió una citahace 2 años
    Yo no pude llorar, pero dejé de vivir.
  • renteriamariana75compartió una citahace 2 años
    Mi mamá empezó a visitarme, tanto en la pensión de México como en San Miguel, con bastante regularidad: eso, que en otros tiempos me hubiera hecho tan feliz, en esos momentos no me importaba. La odiaba a ella, odiaba a mis tíos, odiaba al mundo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)