es

Selma Lagerlöf

Selma Lagerlöf (1858-1940) nació en Värmland, región en la que se desarrolla una de sus obras más conocidas, La saga de Gösta Berling, que comenzó a escribir cuando ejercía como maestra de niñas en Landskrona. Toda su obra es una reacción contra el lenguaje crudo y realista que August Strinberg había impuesto a la literatura sueca y muchas de sus novelas se basan en leyendas de Värmland que oyó en su infancia. Pudo dedicarse de lleno a su carrera de escritora gracias al apoyo financiero de la mecenas Fredrika Limnell. En 1984 conoció a la escritora Sophie Elkan, quien se transformó en su amiga y compañera de toda la vida. Es de destacar la correspondencia amorosa entre ambas, que revela la profundidad del apego de Lagerlöf hacia Elkan, quien criticaba el derrotero literario elegido por su amiga. Tras el éxito de La saga de Gösta Berling, hizo un largo viaje en compañía de Elkan hasta Palestina, donde encontró inspiración para su novela Jerusalén. En 1897 se muda a Falun, en el norte de Suecia, y allí conoce a Valburg Olander, que pronto se transforma en su asistente literaria. Olander era una activa militante del movimiento sufragista, al que Lagerlöf se sumó y al cual contribuyó con su prestigio. En 1940, poco antes de muerte, intercedió ante la familia real para que la escritora judía Nelly Sachs pudiera abandonar la Alemania nazi con su anciana madre..

Libros

Audiolibros

Citas

Lucíacompartió una citahace 2 años
Llegaban, en efecto, los pájaros grises, coloreados por el resplandor del crepúsculo, con las alas adornadas de largas plumas flotantes y una cresta roja sobre la nuca. Los grandes pájaros de largas patas, de cuellos finos y sutiles y de cabeza pequeña, descendieron como si resbalaran en el aire, poseídos de un vértigo misterioso. Deslizábanse hacia adelante y volvían hacia atrás, mitad volando y mitad bailando. Con las alas elegantemente desplegadas, movíanse con una rapidez incomprensible. Su danza tenía algo de singular y de extraño. Se hubiera dicho que eran sombras grises entregadas a un juego que la vista no podía seguir, juego que parecían haberlo tomado de las brumas que flotan sobre las marismas desiertas. Aquello tenía algo de sortilegio. Todos los que concurrían por primera vez al monte Kullaberg comprendieron al fin por qué se llamaba a la reunión el baile de las grullas. Había algo de salvaje en estas danzas; pero no por eso dejaba de infundir en el espectador una dulce languidez. Nadie pensaba ya en luchar. Todos los allí presentes, tuvieran alas o no, aspiraban a elevarse por encima de las nubes, a buscar lo que había tras ellas, abandonando el pesado cuerpo que las arrastraba hacia la tierra para volar hacia el cielo.

Esta nostalgia de lo inaccesible, de lo que permanece oculto en el más allá de la vida, sólo la sentían los animales una vez cada año, viendo el gran baile de las grullas.
Alejandra Guerrerocompartió una citael año pasado
No era como las demás personas; no sufría, no gozaba, no lloraba; desempeñaba el papel de la bella Marianne Sinclaire, y el espíritu de la reflexión permanecía allí, con su mirada vaga y sus ávidos dedos deshilachadores, viéndola representar su papel.
Alejandra Guerrerocompartió una citael año pasado
Fuerte es el amor cuando, por el dolor, ha recibido el bautismo de fuego.

Opiniones

Ana Saenzcompartió su opiniónhace 5 meses
🎯Justo en el blanco
👍Me gustó

Muy bella y mística historia.

Sandra “Azudesayuno” Chávezcompartió su opiniónel año pasado
👍Me gustó
🐼Adorable

Es un libro tierno pero que no maquilla la realidad animal

Diane Nosprakacompartió su opiniónhace 6 meses
🔮Profundo
💡He aprendido mucho
🎯Justo en el blanco
💞Romántico
🌴Perfecto para la playa
👍Me gustó
🐼Adorable

El carretero de la Muerte o Körkarlen fue escrito en 1912 por Selma Ottilia Lovisa Lagerlof, escritora y maestra sueca, quien fue la primera mujer en recibir el premio Nobel. Esta historia inicia en la última noche del año, la noche de San Sebastián, cuando el carretero de la Muerte es sustituido por el último hombre que muere en esa noche e inicia su recorrido de un año hasta ser sustituido por otro difunto. David Holm, un irresponsable y ebrio marido, es solicitado por Sor Edit, hermana salutista, quien solamente quería servir a su prójimo y se enamora de este hombre. Ella agoniza en la misma noche que David cae a causa de su ebriedad y es recogido por el carretero quien resulta ser un amigo, Jorge, a quien no ha visto en más de un año. Es una travesía entre la vida y la muerte, el presente y el pasado, los sueños y la realidad, las leyendas nórdicas y las moralejas. Este libro no estaba en mi plan de lectura, comencé a leerlo en Bookmate y me gustó mucho que decidí comprarlo en físico. Aunque terminé de leerlo en digital, la versión física contiene otros relatos que sigo leyendo tales como El esclavo de su finca. Este último me parece excelente. Recomiendo ampliamente a esta autora poca conocida y creo que merece reconocimiento no por el hecho de ser la primera en recibir el premio Nobel de Literatura sino porque realmente tiene un estilo difícil de encontrar el día de hoy.

  • no disponible
    Selma Lagerlöf
    El carretero de la muerte
    • 6
    • 2
    • 2
    • 1
  • fb2epub
    Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)