bookmate game

Alexandra Christo

    b6860074959compartió una citahace 4 meses
    Para aquéllos a quienes amo y no tuvieron oportunidad de ver que esto sucediera.
    Martha Castellanos Carranzacompartió una citahace 2 años
    Los corazones están marcados para siempre por nuestra verdadera naturaleza.
    Dimarly Guerrerocompartió una citahace 3 meses
    Pero una princesa debe tener a su príncipe
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Las nereidas son más peces que humanos, y la parte superior de sus cuerpos coincide con las decadentes escamas de sus aletas.

    A diferencia de las sirenas, las nereidas tienen vainas y ramas azules en lugar de cabello, con una mandíbula que les permite estirar la boca hasta alcanzar el tamaño de un bote pequeño y engullir tiburones completos. Su carne de color azul oscuro está salpicada de aletas que se extienden por sus brazos y espaldas. Tan peces como humanas, con la belleza de ninguno.
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Tienen la capacidad de ser letales, como todos los monstruos, pero mientras las sirenas seducen y matan, las nereidas se mantienen fascinadas por los humanos
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Y cuando ellas roban los corazones que guardamos, no es por el poder. Es porque piensan que si comen los suficientes, podrían convertirse en humanas
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Roban baratijas y siguen las naves con la esperanza de que algún tesoro caiga de sus cubiertas. A veces, salvan las vidas de los marineros y no reciben nada sino fruslerías a cambio
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Desde que nuestra diosa, Keto, fue asesinada por los humanos, se hizo costumbre robar un corazón cada año, en el mes de nuestro nacimiento. Es una celebración de la vida que Keto nos dio y un tributo de venganza por la vida que los humanos le quitaron. Cuando era demasiado joven para cazar, mi madre lo hacía por mí, como es tradición. Y ella siempre me dio príncipes. Algunos, tan jóvenes como yo. Otros, viejos y arrugados, o adolescentes que nunca tuvieron la oportunidad de gobernar. El rey de Armonía, por ejemplo, alguna vez tuvo seis hijos, y en mis primeros cumpleaños, mi madre me trajo uno cada año.
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    una princesa debe tener a su príncipe.
    Merliacompartió una citahace 8 meses
    Me encuentro con los ojos de mi príncipe y acaricio su piel suave y angelical. Suavemente, con una mano en su mejilla y otra apoyada en los delgados huesos de su hombro, lo beso. Y cuando mis labios prueban los suyos, lo jalo hacia abajo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)