es
    Montserrat Montes de Ocacompartió una citahace 5 meses
    Y me aburría el día entero de ser tan feliz.
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    ¿Y pretende decirnos —preguntó la señora Resker tras una breve pausa— que ha enseñado a Tobermory a decir y comprender frases sencillas de una sílaba?
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    gatos, esas fantásticas criaturas que se han adaptado tan maravillosamente a nuestra civilización, sin perder ni un ápice de sus instintos salvajes altamente desarrollados
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    De vez en cuando uno encuentra entre los gatos un intelecto superior y excepcional, igual que ocurre entre los humanos, y cuando hace una semana di con Tobermory comprendí al instante que estaba ante un supergato con una inteligencia fuera de lo común
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    Su apariencia tampoco sugería el tipo de hombre al que las mujeres están deseando perdonar una generosa dosis de deficiencia mental. Se había quedado reducido a un mero «señor Appin
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    Ya sabes que los gatos tienen siete vidas —dijo jovialmente sir Wilfrid.
    —Es posible —respondió Tobermory—, pero solo un hígado
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    Supongo que no creerás que me he divertido el último cuarto de hora, ¿verdad? —dijo lady Blemley con aspereza—. Mi marido y yo tenemos mucho cariño a Tobermory (por lo menos hasta que se le enseñó ese horrible don), pero ahora, por supuesto, la única solución es eliminarlo lo antes posible.
    —Podemos poner un poco de estrictina en las sobras que le dan para cenar —dijo sir Wilfrid—, y yo mismo ahogaré a la gata del establo
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    ¿Podía Tobermory enseñar su peligroso don a otros gatos? Esa era la primera pregunta que debía responder
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    Tobermory puede hablar nuestra lengua con toda corrección
    Dianela Villicaña Denacompartió una citahace 20 días
    Pruebe a experimentar con las vacas de granja, que están controladas como es debido —dijo la señora Cornett—, o con los elefantes del jardín zoológico. Dicen que son extremadamente inteligentes, y tienen la ventaja de que no trepan hasta nuestros dormitorios ni se meten debajo de las sillas, por ejemplo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)