bookmate game
es

Saga Egmont

  • Ana Saenzcompartió una citahace 2 años
    Hay un montón de Anas distintas dentro de mí. Algunas veces pienso que ésa es la razón de que yo sea una persona tan cargante. Si fuera siempre una sola Ana, sería mucho más cómodo, pero también muchísimo menos interesante.
  • b3270320050compartió una citael año pasado
    Hay en mí tan poca vida real, los momentos como éste, como el de ahora, son para mí tan raros que me es imposible no repetirlos en mis sueños. Voy a soñar con usted toda la noche, toda la semana, todo el año. Mañana vendré aquí sin falta, aquí mismo, a este mismo sitio, a esta misma hora, y seré feliz recordando el día de hoy. Este sitio ya me es querido
  • Darita Aguilarcompartió una citahace 9 meses
    Una vez, en la lúgubre media noche, mientras meditaba débil y fatigado sobre el ralo y precioso volumen de una olvidada doctrina y, casi dormido, se inclinaba lentamente mi cabeza, escuché de pronto un crujido como si alguien llamase suavemente a la puerta de mi alcoba.
  • Sarita Sebastian Lanazcacompartió una citahace 4 meses
    pero es posible que bajo un cielo como éste pueda vivir tanta gente atrabiliaria y caprichosa?
  • b3410945900compartió una citahace 2 años
    Pocas personas comprenden la inmensidad del vacío en el cual se mueve el polvo del universo material.
  • issaluna0426compartió una citael año pasado
    Carrie, El resplandor, Salem´s Lot, La Danza de la muerte o la Zona Muerta

    Buscar estos libros

  • Nand Namcompartió una citael año pasado
    llamase suavemente a la puerta

    Llamase a la puerta, estructura gramatical

  • b0846578592compartió una citael año pasado
    Una vez, en la lúgubre media noche, mientras meditaba débil y fatigado sobre el ralo y precioso volumen de una olvidada doctrina y, casi dormido, se inclinaba lentamente mi cabeza, escuché de pronto un crujido como si alguien llamase suavemente a la puerta de mi alcoba.

    «Debe ser algún visitante», pensé. ¡Ah!, recuerdo con claridad que era una noche glacial del mes de diciembre y que cada tizón proyectaba en el suelo el reflejo de su agonía. Ardientemente deseé que amaneciera; y en vano me esforcé en buscar en los libros un lenitivo de mi tristeza, tristeza por mi perdida Leonora, por la preciosa y radiante joven a quien los ángeles llaman Leonora, y a la que aquí nadie volverá a llamar.

    Y el sedoso, triste y vago rumor de las cortinas purpúreas me penetraba, me llenaba de terrores fantásticos, desconocidos para mí hasta ese día; de tal manera que, para calmar los latidos de mi corazón, me ponía de pie y repetía: «Debe ser algún visitante que desea entrar en mi habitación, algún visitante retrasado que solicita entrar por la puerta de mi habitación; eso es, y nada más».
  • Mariana Aguilarcompartió una citahace 4 meses
    ¿Y para qué sirve la fantasía cuando uno está triste?
  • Fabricio Rondoncompartió una citahace 2 años
    Ahora que estoy sentado junto a usted y que hablo con usted me aterra pensar en el futuro, porque el futuro es otra vez la soledad, esta vida rutinaria e inútil.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)