Editorial Segismundo

Editorial Segismundo
Editorial Segismundo
18Libros
La Editorial Segismundo, fundada el 30 de Septiembre de 2012 en Santiago de Chile. Es una editorial innovadora, plenamente inmersa en la globalización y digitalización del mundo de hoy.
La escritura de “Bitácora Ácrata” (1987–2017) revela un proceso de producción que dura treinta años. En esta última y revisada versión, su autor vierte una vista nueva, madura y reposada sobre las líneas escritas hace tres décadas. El texto de José Navarro es íntimo, sinuoso y lleno de un humor casi trágico, generando identificaciones con una vida que es como la tuya y la mía; que, a su vez, es tan singular e irrepetible como ninguna otra. El texto genera conocer y desconocer al autor, esta bitácora muestra la gran faceta política de Navarro y su gran pasión, que ha sido y es la literatura. Sus escritos dejan entrever treinta años de lecturas y vivencias, de versos, diálogos, ensayos y folletines.
El texto nos presenta mitos y personajes del mundo antiguo como Atlas, figuras bíblicas, y el motivo marítimo que guía las diferentes partes de la bitácora –o diario de viaje– inequívocamente nos recuerda las épicas de Homero y a los insaciables poemas marítimos de Neruda y, sobre todo, a Melville… El poema, según el hablante de Navarro, está dedicado a sí mismo, en un claro eco a Walt Whitman. Las permanentes referencias al alcohol, sus efectos y el desenfreno pueden ser un guiño a Bukowski, pero de mayor manera al autor cuyo epígrafe antecede la totalidad de este libro: Edgar Allan Poe.
Cercano a nuestro Chile se encuentra la sombra de la Mama, la voz que guía al indiecillo y al cervatillo por todo lo que reconocemos como nuestro, que es la gran Gabriela Mistral, amada y respetada por Navarro, a quien, de forma lenta e implícita, rinde honores a través del poema.
Tal como lo hace un cronista extremadamente detallista y sentimentalista, Navarro expresa todo lo que ha pasado por sus ojos, el viaje de la vida y sus diversos quehaceres. El libro es, empero, un manifiesto político. Es importante que tras los innumerables e irresumibles gestos hacia otros autores, vidas y narrativas, se entienda que la reflexión de Navarro es política y es su vida política completa. El zoon politikon que es el autor finalmente le lleva a referirse, tal vez sin querer, al desastre que ha generado el modelo neoliberal, relacionado directamente con el triste y sangriento pasado que ha marcado nuestra patria.
Bitácora Ácrata, José Navarro Barón
Este libro surge desde distintas motivaciones personales de índole académico, así como de la reflexión que nos hace considerar que el duelo es un tema transversal y atingente al área de la salud, espacio de formación donde estamos insertos. Nuestra motivación se profundiza desde lo íntimo de cada uno de nosotros, ya que hemos experimentado una vivencia significativa de pérdida de algún ser querido. Percibimos que en la formación de futuros profesionales del área de la salud, se enfatiza en preservar la vida y curar la enfermedad, pero normalmente no se habla de la posibilidad de muerte que acompaña a la vida. De esta forma, el tema del duelo por pérdidas significativas se invisibiliza y, por lo tanto, se hace necesario que durante el transcurso de los años de estudio de pregrado en el área de la salud, existan espacios formales de profundización a objeto de desarrollar competencias en los estudiantes para la comprensión y el acompañamiento en el proceso de duelo por pérdida de un ser querido. Junto con el surgimiento de la vida, siempre aparece la probabilidad de la muerte. La muerte es una presencia inquietante en la vida humana, sabemos que así como nacemos algún día tenemos que morir, pero nos angustia el sentimiento de pérdida de la vida por muy conscientes que seamos de que nacemos, crecemos y morimos. Se dice que vivimos de espaldas a la muerte, la contemplamos como una realidad que sucede a otros. Cuando esto ocurre profesionalmente, suele ser para nosotros un momento que racionalizamos, dándole explicaciones tales como: ¡Es lo que tenía que ocurrir! ¡Es mejor así ya no sufre! ¡Dios sabe lo que hace! Para nosotros como profesionales de la salud y para los estudiantes que acompañamos en su proceso de formación profesional, un saber cuidar a las personas no debe implicar solamente un profundo conocimiento y un dominio de técnicas y habilidades profesionales, sino que es fundamental comprender las necesidades psicológicas de la persona, sus motivaciones, sus deseos, sus sentimientos, emociones y tener la capacidad empática con el otro, que nos permita acoger sus sentimientos. Como se plantea más adelante en el libro, duelo es la respuesta universal al sentimiento de pérdida significativa, etimológicamente significa “dolor”. Este dolor puede significar un dolor total, donde duele el cuerpo, duele la personalidad, duele el dolor de otros, duele el alma. La vida en su conjunto duele. Sin embargo, un duelo bien elaborado, puede ser una oportunidad de crecimiento, maduración, de donde emergemos fortalecidos luego de un profundo dolor o al contrario puede ser que nos aferremos a este dolor haciendo del duelo un proceso crónico o patológico que requiere de atención, comprensión y tratamiento. El proceso del duelo es único y particular para cada uno de nosotros, la forma de enfrentarlo se relaciona con nuestra historia de vida, experiencia, nuestra forma de ser, cultura, prejuicios, mitos y creencias. Este libro es una invitación a reflexionar en torno a la muerte, a inquietarnos no sólo por conocer del tema sino a cuestionarnos sobre el significado que tiene para cada uno de nosotros. Invitamos a profundizar en un autoconocimiento que favorecerá una mejor comprensión personal, pero al mismo tiempo será un apoyo para otras personas que sufren una pérdida significativa.
Cuando decidí escribir mi primer cuento a los seis años, no pude separarlo de la ilustración. Desde ese momento de mi vida hice de mis relatos no sólo un complemento de mis pinturas, sino pinturas en sí. Cada detalle, cada absurda o nostálgica imagen, representa en palabras, lo que la luz, la sombra o el color pueden simbolizar en un cuadro.
El arte expresa lo inexpresable con palabras, todo aquello que no nos atrevemos a decir; pero cuando ese arte se traduce en escritura, lo oculto aparece de manifiesto y no podemos esconderlo. Es por esto que mis personajes son seres que se dan licencia para ser.
Existen sólo tres tipos de personas a las que se les permite decir lo que piensan o hacer lo que sienten: los ancianos, los niños y los locos. De eso trata este libro, de ancianos, de niños y de locos. De personajes que, lejos de las normas sociales o lo políticamente correcto, dejan fluir sus emociones, aunque con eso se les vaya la vida.
Esquizomnio, María Paz Valdivia
Descubrir de un momento a otro que se es pieza primordial en la supervivencia de la humanidad; viajar en el tiempo para evitar una invasión y un desastre biológico; conocer un mundo donde existen muy pocos humanos y casi todos son autómatas; un pueblo víctima de seres interdimensionales que sólo desean acabar con la especie humana; una ciudad gobernada por el crimen donde todo el mundo acepta sus condiciones sin cuestionarlo; gatos parlantes y perros zombis en un terrible futuro distópico. Una selección de relatos de terror y ciencia ficción del más alto nivel, en los cuales Rosselot lo llevará a lugares donde no muchos han podido llegar.
El Informe 5002, Armando Rosselot
Una apasionante historia novelada de la Asistencia Pública de Santiago de Chile, más conocida como la Posta Central o el HUAP, desde la perspectiva del personal de urgencias en su día a día desde su fundación hasta su traslado a las actuales dependencias, escrita por un médico-cirujano cuya carrera transcurrió completamente en dicha institución.
«El médico de urgencia debe ser leal consigo mismo, tener confianza sin subestimarse, valiente y audaz sin ser temerario, reposado sin ser lento, rápido sin ser apresurado, ser firme sin ser duro, tolerante sin servilismo y exigente sin prepotencia«.
Dr. Emilio Salinas
El dolor ajeno, Reinaldo Martínez
¿Qué harías si alguien quiere convencerte de que eres la creación de un tercero? ¿Qué harías si quieren convencerte de que tu final ya está escrito y que tú mismo vas hacia él? Un detective llamado Philip Red, surgido desde las entrañas de las películas hollywoodenses, llega a un oscuro barrio de las zonas populares de la provincia de Buenos Aires. Mientras es el encargado de llevar entre las sombras la resolución de ciertos crímenes, y de enamorarse perdidamente de una joven, tendrá que lidiar contra la porfía de una persona que lo quiere convencer de ser el personaje de una novela. Las Paradojas de Philip Red es una novela escrita por todos: Desde el autor, sus personajes y los lectores.
Las Paradojas de Philip Red, Julián Marcel
Este es un libro de poemas escritos en dos ciudades. Mientras trabajaba en ellos no hubo una búsqueda, un horizonte claro, se trataba sólo de hacer más llevadera la vida diaria… de los amores pasajeros con los que no necesitamos intercambiar palabra para alegrarnos el día, de la soledad, de las reflexiones a las que ella nos lleva. Luego observé que un lugar te lleva a escribir de una manera que no es posible en otro, los ritmos en los que se mueve la vida en La Paz o en Santiago también se traducen en los ritmos de la escritura. Cada ciudad tiene su manera de respirar. La introspección guiada por lo que se mueve en el mundo externo, se resuelve en el encuentro que puede darse en ambos lugares, el encuentro es el encuentro y trasciende el espacio.
De Tierra y Asfalto, Eduardo Alvarez Sánchez
Y si estoy aquí,
No es porque sé caminar o porque al norte
Le brillan los ojos, el corazón no sabe de
Esas cosas, y esta vez, yo lo he seguido…
Aquí estoy
Y desconozco la forma en que me pasa,
Podría lastimarme horas y horas,
Y aunque las palomas, y aunque el tren
Ruidoso de mi pueblo intente despertarme,
No conseguirían más que atarme
De pies y manos, para tu memoria.

Aquí estoy y me quedo.
No seré nunca más el mismo.
Un Pueblo fuera del Mapa, José Hogas
Mi antología, compilar todas mis emociones expresadas en poemas, batirlas en un montón de hojas mezclando mi rabia por una sociedad indolente, las ganas de querer seducir a la vida sin importar los roles ya escritos de esa forma, la perfección se escapa de mi puño derramando impulsividad de lo incoherente, querer encontrar una línea en mi poesía, mi tubo de oxígeno, sólo resume en la locura, tan exquisita como la libertad de hacer lo incorrecto, de correr desnuda bajo de la lluvia.
Locura Exquisita, Denni Zú
Este conjunto de poemas  puede parecer inconexo  o inconsistente.  Y en buena medida lo es: No hay unidad temática ni un esquema fijo predeterminado.  Ni siquiera una voz única, dado que reúnen casi una década de trabajo en esto de escribir versos.  Disparejo: Visceral a ratos, prolijo y apegado a lo formal en otros momentos. Poesía que reniega de  apellidos,  de los “ismos” y de las taxonomías mañosas. Poesía a secas, con las manos vacías y sin cruzar los dedos.
En este libro el lector sólo encontrará mi visión llena de asombro ante la vida y la muerte, cosechada en unos días de verano en el puerto Huasco, y plasmada en algunas fotografías, breve destello de eternidad congelada, reflejadas como textos en esas gotas de rocío poético que los japoneses supieron inventar.
Diecisiete Sílabas para Huasco, Le Vieux Coq
Obra de fantasía épica de aventuras y con algunos elementos de Ciencia Ficción, para un público juvenil y adolescente. Narra la historia de Juan, un joven huérfano de sangre indígena, casado hace muy poco, a quien, sobre sus hombros, cae el deber de defender a su gente contra fuerzas extremadamente poderosas y ajenas, en un mundo inhóspito y devastado por la última gran guerra e invasión.
TOKI, Armando Rosselot
“Hablemos de Ello” es el tercer poemario publicado del autor, convirtiéndose en una obra que marca un antes y un después en la temática de su poesía. Como el mismo expresa, esta obra aborda un aspecto de sí mismo y del ser humano que ha sido interpretado por otras disciplinas del arte y el conocimiento, de forma científica y hasta quirúrgica. Sin embargo, la capacidad inherente al lenguaje y la estética de la poesía es la que permite la más potente forma de mirar, escudriñar e interpretar al individuo. El propio juego de palabras de su título “Hablemos de Ello” expresa por un lado la necesidad del hablante lírico de abordar temas y mundos no abarcados previamente, pero también introducirse en ese concepto del psicoanálisis, el Ello, esa parte primitiva, desorganizada e innata de la personalidad, fuente de las más paradojales conductas y dolencias. ¿Quién mejor que el poeta para navegar en esos mares desbocados de lo más profundo e irracional del hombre y particularmente de sí mismo? Este libro es una invitación a la honestidad y el autoconocimiento de lo peor y lo más sublime de un ser, a través del verso y la fuerza de la palabra. Es también una revisión de aspectos tan innatos e imperfectos como el egoísmo, el amor propio, el nacionalismo, las creencias y los valores de un país como el nuestro, así como aquellos que lindan con la autocrítica a la poesía y el arte, constituyéndose en una voz de exploración y mirada interna. Todo este popurrí de temas y de particulares miradas del mundo pueden y son compartidas a través de un viaje por derroteros dolorosos y placenteros, en que el autor desnuda su estancia en el Olimpo, así como su claustro en el Reino de Hades. Quien quiera compartir este viaje deberá exigirse, al menos, la capacidad de mirarse a sí mismo.
Hablemos de Ello, Jaime Arenas Saavedra
Este libro es la primera publicación en el género narrativo del autor y recopila cuentos y microcuentos, cuya temática común es el erotismo. El erotismo humano es considerado un tema fundamental de la literatura a lo largo de toda la historia de la humanidad. Para algunos, incluso, constituye un género o subgénero en las letras. Este texto incluye historias censurables, lujuriosas y que de otro modo debieran quedarse en el silencio o en el secreto más arcano. Pero los murmullos se hacen voces y las voces, cuentos, que se traspasan de boca en boca. Esa es la vocación del trovador o del cuentista, que no puede acallar los relatos porque suelen cobrar vida propia e insisten en superarle, en toda la dimensión de la palabra. Los personajes son develados, desnudados, impúdicamente en el presente libro, transformándose su intimidad en materia pública. Sus deseos, sus traumas, sus temores, sus incontrolables apetitos, sus traiciones, sus inconductas son tan expuestas como sus muslos, sus senos, sus fluidos, sus glúteos, sus gemidos y sus orgasmos. Nada queda a resguardo, ya que al entrar en sus mundos el lector será cómplice de una necesidad voyerista y lujuriosa. Lo fundamental para un buen entendimiento de las siguientes páginas es aquella fuerza reprimida y tantas veces censurada por nuestra cultura: el deseo. La pulsión libidinosa freudiana, el daimón helénico que nos susurra incontrolables apetencias puestas en un objeto tan variable como nuestra existencia moderna y nuestra necesidad. Aquella fuerza vinculada con el placer y la vida, pero también constantemente perturbada con lo tanático y la muerte. Aquel rasgo fundamental del ser humano, que le distingue del animal, pero que le vincula, contradictoriamente, a su dimensión más bestial. La invitación es viajar a través de estos relatos a aspectos del erotismo que lindan con lo cotidiano, pero también con lo mágico y extraordinario, sin perder de vista lo esencial del género: el cuento.
Siempre he tenido capacidad de síntesis. Cuando estaba en el colegio elogiaban mis cuentos y colocaban muy buenas calificaciones en la asignatura de Castellano, y siempre eran breves. Durante el año 1979, interesada en la ciencia ficción, escribí el cuento breve “La prohibición” y lo envié a un concurso latinoamericano, organizado por la Fundación Givré, en Buenos Aires, Argentina. Grande fue mi sorpresa al quedar seleccionada y premiada. Viajé a Buenos Aires para recibir el galardón, en el Hotel Sheraton de Buenos Aires, junto a todos los autores latinoamericanos ganadores y fue la hermosa oportunidad de visitar a mi querido maestro don Ernesto Sabato, con el cual ya manteníamos correspondencia. Pasaron los años, y coexistiendo entre poemas y cuentos, decidí saber, a ciencia cierta si mis cuentos podrían tener valor, por lo cual me inscribí en el taller del escritor chileno Poli Délano. Definitivamente este gran escritor, me decidió a proseguir en este camino donde la brevedad adquiere una lógica mágica, casi surrealista e irreal. Es un placer presentarles esta antología, un trozo de vida, sintetizado en letras, en palabras pequeñitas, que comenzó a escribir -recuerdo ya en la distancia-, esa niña con trenzas, que anhelaba ser escritora, que quería comunicar sus sueños, sus delirios solitarios de hija única.
Hija única, Mariela Isabel Ríos Ruiz-Tagle
«Había llovido copiosamente durante aquella tarde y, en lo transcurrido de la noche, la furia de los elementos se había acrecentado con inusual frenesí; y un mal presentimiento, quizás relacionado con algún virtual síndrome de culpa, rondaba su mente».

Extracto de Síndrome de Culpa.

«La ansiedad se reflejaba en el rostro de la niña, y sus ojos brillaron al saber que desde ahora sería partícipe de un secreto de suma importancia, quizás de alguno que estaba vedado para las niñas más pequeñas».

Extracto de Se Acabó El Charqui.
Aritos de Perla, Eric Adolfo Soto Lavín
Cada uno de estos cuentos es un fragmento encapsulado de la realidad. A simple vista, si comenzamos a leer alguno de éstos, tal afirmación puede llegar a parecernos un poco extraña e inverosímil. Pero sin duda no lo es. La gestación de todos ellos ha sido motivada por la observación de un hecho real que, de una u otra forma, activó un switch en cierta parte de mi cerebro. Y tal efecto, no necesariamente ocurrido en el momento del hecho en particular, me permitió la generación de otra historia, quizá ambientada en otro tiempo y lugar o, porque no decirlo, en algún universo ficticio creado ex profeso. Y me bastó tan sólo atrapar una imagen inicial, desligarla de sus amarras terrenales, encapsularla, dejarla en estado latente, y concebirla una vez más desde un nuevo punto de vista. Eso es lo que asumo como inspiración. Y este impulso creador, cuya existencia muchos otros escritores se resisten a reconocer, se complementó entonces con un trabajo constante (aunque de hecho hay determinados cuentos que parecen escribirse solos gracias al empuje inicial), para darle una forma más o menos coherente a la nueva historia. Sumándole otros elementos, otras imágenes, reales o del mundo onírico o simplemente imaginadas; y también algunos pocos recursos literarios, nunca demasiados. En otras palabras, hacerla más digerible para el eventual lector. Por lo mismo, cada cuento es importante para mí. Porque, de una forma casi inefable, son una prolongación tentacular de mi existencia en cierto instante de mi vida. Entonces, describir esta compilación de cuentos es difícil, en especial si consideramos que éstos han sido escritos durante un lapso muy extenso y que, quizás por tal razón, no están relacionados entre sí. Y recalco que es una labor difícil porque, desde que recuerdo, siempre he pensado que cada cuento debe hablar por sí mismo. Esto es, leerlos sin ideas preconcebidas. Soñar, dejar que tu mente se abra a otras posibilidades que, tal vez, nunca llegaste siquiera a considerar. Permitir que tu imaginación vuele cuando te identifiques, si es que lo haces, con el atribulado protagonista. Enfrentarte a un conflicto, nuevo o ya demasiado conocido, imaginarte a los personajes a tu propia pinta y las disyuntivas que puedan generarse en sus mentes y, por que no, cuestionar las decisiones que éstos han de tomar en un determinado instante. Presentar alternativas en paralelo que, en la eventualidad, puedan conducir a un final diferente que poco o nada se parezca al de la historia que tienes entre las manos. Todo es válido para el lector que en verdad se involucra, incluso aceptar todo sin cuestionarlo en absoluto. Además, cada cuento debe englobar parte de un universo, real o ficticio, con sus propias reglas; muchas de las cuales uno debe aceptar sin prejuicios que obnubilen nuestra visión y sin descartar, incluso, que éste pueda contraponerse al esbozado en la siguiente lectura o en otra digerida en forma previa. No estoy diciendo que cada cuento de esta compilación cumpla con todo lo anterior, pero deben aproximarse. Es lo que con humildad espero. Y, acaso lo más importante, es la impronta que cada uno de ellos pueda o no dejar en nuestra mente. En lengua vernácula: lo que sigue dando vueltas al interior de ésta al momento de leer la última palabra que, en definitiva, nunca será la última; y que nos permite determinar si hemos perdido o no el tiempo. Y, lo que a veces me resulta más sorprendente todavía, es que muchos lectores y críticos han visto cosas en mis cuentos que nunca he llegado siquiera a imaginar.
Parpadeos vitales, Eric Adolfo Soto Lavín
Corta Distancia de Mónica Montero, que reúne cuentos magistralmente logrados, que hablan de la angustia, la marginalidad, la pobreza y la sordidez de los getthos en la urbe de un país como Chile. A través de una escritura desgarradora, la autora nos conduce por la trama involucrándonos en la sicología de los protagonistas. A Corta Distancia en su grito escritural y desobediente, que nos muestra el mundo de la política apática, de la sociedad que vocifera en sus paradigmas que somos los jaguares de Latinoamérica, cuando en realidad las autoridades sólo maquillan las estadísticas. Los relatos que dan cuerpo al libro A Corta Distancia provocan curiosidad por la forma en que han sido creados, y por la audacia de la palabra desafiante de su autora, para crear una narrativa alejada de las estructuras clásicas.
A corta distancia, Mónica Montero F.
bookmate icon
Una cuota. Cientos de libros
No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)